domingo, 28 de octubre de 2012

Economía de guerra

Como anillo al dedo viene a ser el título del artículo de Carmen Sánchez-Silva en El País, “Economía de guerra”, para describir la actual situación económica y social en mi país (España). Según la Wikipedia, se denomina economía de guerra a la que se aplica en momentos históricos de fuertes convulsiones violentas o en periodos de extrema autarquía.

Entre las actuaciones fundamentales, se encuentran el control exhaustivo de la política monetaria que evite los procesos de hiperinflación, favorecimiento de la autarquía, medidas de ahorro del consumo energético, cambios en la política agrícola que dirigen los cultivos y la industria transformadora hacia la producción de grano y, en general, cultivos que aporten una alta cantidad de hidratos de carbono, …

¿Cómo puede subsistir un país donde uno de cada cuatro habitantes se encuentra en paro, que vive un proceso de empobrecimiento de su sociedad, en el que la renta media desciende, no existe convergencia con la evolución de los precios y las desigualdades sociales crecen a la velocidad de la luz?

Si no fuera por las redes familiares, ya estaríamos dándonos de tortas en la calle por un mendrugo de pan. Pero a las familias se les agotan los recursos y si el gobierno de turno no actúa con políticas de empleo no activas, sino efectivas, y otras básicas baterías de acciones para regenerar la economía, caminamos hacia un tremendo desenlace (Fuente del dibujo: elaborado por un peque de siete años en diciembre de 2011, imagen utilizada como presentación del recopilatorio "En el fragor de la batalla").

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel