sábado, 8 de septiembre de 2012

¿Magistral, Participativa o Enlatada?

Según la Wikipedia, una clase magistral es un momento formativo llevado a cabo en un aula universitaria por un profesor acreditado. En las universidades antiguas solía consistir simplemente en una lectura comentada. Actualmente, la lección o enseñanza puede incluir asimismo medios audiovisuales.

He introducido esta definición en el inicio del post, porque a través de tres vías de contactos, a lo largo de este año y recientemente, me han llegado sendas propuestas para postularme u optar a la selección de profesor o docente para impartir “clases magistrales”, en proyectos teleformativos de distintos promotores, pero con el nexo común del uso de la última tecnología y métodos en materia de elearning.

Agradeciendo las ofertas y las personas que me la han trasladado, supongo que algo verán en este desecho de imperfecciones, he estado toda la semana dándole vueltas a lo de “clase magistral”, hasta el punto que me fui a escuchar a alguna compañera, mientras impartía su programa formativo al alumnado. Oía a la docente cómo iba desbrozando el mensaje a través de una disertación genuina y continua, utilizando medios audiovisuales como ayuda o refuerzo y ocupando la mayor parte del tiempo a modo de monólogo, mientras los alumnos y alumnas escuchaban y anotaban frases, ideas, en sus cuadernos. Pensé, que ahí tenía el vivo ejemplo de una clase magistral.

También ayer, subido en el teleférico de Benalmádena que me llevaba enlatado a la cima del Monte Calamorro, uno de los enclaves más elevados de la Costa del Sol, casi 800 metros de altura sobre el nivel del mar y con unas estupendas vistas de las playas de Málaga (España), Sierra Nevada, Gibraltar y la Costa Africana, recordé los magníficos momentos de transmisión de conocimientos de todos aquellos profesores y profesoras que han dejado una imborrable huella en mi ser. Medité que esos instantes de fluidez realmente habían sido clases magistrales.

Pero no te confundas. Si bien las clases de todo buen profesional de la docencia deben considerarse magistrales en el sentido genérico, con independencia de que utilice un retroproyector o el último grito en tecnología, no siempre la práctica de disertación en plan monólogo es la idónea, ya que en ocasiones la participación del alumnado es fundamental. Asimismo, mucho cuidado con las clases pseudoenlatadas mediante la técnica disponible en cada momento, por muy magistrales que sean catalogados sus ponentes y por mucho marketing que se envuelva al producto (para eso me voy a Youtube y escucho y veo clases enlatadas gratis). Te dejo una foto del paseo en teleférico, intentando captar y percibir un instante infinitesimal de la clase magistral que me daba la Vida. Si quieres más clickea AQUÍ.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel