miércoles, 5 de septiembre de 2012

En la copa del árbol

Después de la jornada de trabajo matutina, dado que por motivos profesionales el descanso vacacional de este año ha sido distinto al de otros (deseando resarcirme más adelante, si se puede, claro), la tarde de ayer me la tomé de asueto y decidí incorporarme a la peña de amistades que habían quedado en el Parque Acuático Mijas, para despedir eso, las vacas de agosto de los que han podido disfrutarlas plenamente.

No sé si será porque era por la tarde o por septiembre o por la crisis, el caso es que me encontré el recinto con menos personal y clientela que en otras ocasiones. Tampoco me gustó que desde las cinco y pico estuvieran recordando por megafonía la hora de salida (las seis) y quince minutos antes cerraran los grifos y empezaran a invitar para que nos saliésemos de las piscinas. ¡Jopé! ¡Que he pagado baño hasta las seis!

Por lo demás, resalto la proactiva charla con varios estudiantes acerca de qué hacer después de la licenciatura o del máster. Difícil cuestión y debate. Lo tenemos crudo todos y ellos más. Les sugerí que localizaran prácticas interesantes relacionadas con su especialidad, pero sin cerrar puertas a otras usanzas colaterales. Que su mente fuera una esponja y estuviera abierta y que por mucha facultad o escuela de negocio, la mejor universidad es la propia Vida.

Me preguntaron qué haría yo si tuviera sus edades. Intenté ponerme en su lugar y me imaginé dándole caña a los idiomas en países extranjeros y buscando experiencias no en divisiones de multinacionales o entidades estrellas o de exitosos emprendedores, sino en empresas con dificultades o pequeñas unidades de negocio, cuyos líderes y equipos trabajan como ese grupo de pájaros bregando en la copa de un árbol cimbreado por un fuerte viento.

Ahí, al lado de ese puesto de gerencia, directivo, secretaría general, coordinador, ejecutivo, … y sus respectivos equipos, lidiando los imponderables, despropósitos, … tomando decisiones, rectificando y volviendo a rectificar, mientras de la chistera no sólo salen conejos, sino, también, liebres, cerdos, serpientes y alimañas (fuente de la imagen: sxc.hu).