viernes, 27 de julio de 2012

Mal holandés

Ayer me recordaron que hace ahora un año, fui invitado por una presidencia, que antaño habitaba en el ala noble de un grupo empresarial (y que ahora habita debajo del tejado), a participar en varias de sus reuniones ejecutivas.

Resulta que durante casi tres décadas, exceptuando algunos cortos periodos, la entidad estuvo en continuo crecimiento, en una primera fase, y mantenimiento de la cuota de mercado, durante el resto.

Hasta tal punto que, aunque el reducido accionariado ha intentado siempre diversificar, para “cuando lleguen las vacas flacas” (preconizaba), nunca se tomó en serio o se materializó esa idea.

Y, claro, como  el servicio que daban funcionaba y los clientes seguían firmándoles suculentos contratos, pues ¡Para qué preocuparse por el mañana!

Y el mañana comenzó a llegar y empezaron a ver las orejas al lobo. Los días de vino y rosas terminaron bruscamente.

En algún momento introductorio, les recordé la paradoja del "mal holandés", donde un incremento brutal de los ingresos puede repercutir negativamente en el medio y largo plazo si los cuadros ejecutivos se dedican a “vivir” de la renta y a “qué guapos somos y qué tipos tenemos”.

La hoja de ruta que diseñamos en ese gabinete de cambio, contenía una profunda remodelación del organigrama directivo y reformas económicas, financieras, comerciales y operativas, para intentar adaptarse a estos tiempos.

Evidentemente, el primero en picar billete fue aquella parte del equipo directivo que vivía en los “mundos de Yupi”, con sus másters, sus títulos rimbombantes, sus soluciones tecnológicas y su red de altos contactos. Todo castillo de naipes.

Al final de mi trabajo, el number one me confesó que le hubiera gustado averiguar cuánto se había dejado de ganar en esos años, consecuencia de la descubierta ineficacia de su organización, de la que, lógicamente, él era el máximo responsable.

Si puedes, recarga pilas en este fin semana. Te dejo la ubicación de la Holanda original en el mapa de los Países Bajos  (fuente de la imagen: Wikipedia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel