martes, 24 de abril de 2012

Como la esencia de una rosa

Cuando las destrezas que amparan una intervención intrépida, valiente, osada, en la actividad empresarial, se encuentran en armonía con una sólida ética individual, mercantil o social, el directivo adquiere la potestad para amparar disposiciones, sistemáticas, que conduzcan a su división, departamento o empresa al éxito. El arrojo, el valor, la osadía y el espíritu en los negocios, realmente son opciones conjeturadas para asumir disposiciones, instruirse y engrandecerse en el camino, al igual que el ciclo vital, la esencia, de una rosa (Fuente de la foto: elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel