lunes, 9 de enero de 2012

Obligada tesitura

En el post “¿Eso dije?” te escribía sobre la generación de caos controlado en las empresas, o desequilibrios dinámicos con reducidos anchos de banda, para avanzar en sus reorganizaciones, saneamientos o reingenierías.

Corrían los primeros años de este siglo, cuando con distinto acierto aplicaba esas ideas y tesis en algunos de los proyectos en los que colaboraba.

En 2012 navegaremos en un mar de situaciones muy complejas y excepcionales, donde los responsables de proyectos empresariales, profesionales o institucionales, no disfrutarán de tiempo suficiente para aplicar el acostumbrado método:

1º. Análisis- valoración

2º. Tipificación – Codificación

3º. Decisión - Aplicación.

En la lucha contra la tremenda agitación del oleaje económico, financiero y, por derivación social, no tendré que propiciar micro-caos, porque otros se han encargado de generar anarquía, desgraciadamente incontrolada, por mucho que piensen que dominan los efectos.

Ahora no disfrutaré de los enfoques de antaño, puesto que no he analizado previamente los previsibles caminos o posibles soluciones a tomar o aplicar a la macro confusión derivada de la crisis que padecemos.

Por el contrario, me veré en la tesitura de:

1º. Tomar decisiones y aplicarlas,

2º. Analizar y tipificar, casi simultáneamente,

3º. Y si no he acertado todo lo que debiera y me quedan algunos segundos de reacción: ajustar el rumbo.

Es decir, primero se tendrá que intervenir; luego estudiar y justificar; después, si las circunstancias extremas lo admiten: enderezar o mejorar.

Te dejo una foto tomada en el puerto de Málaga, donde pasamos el día de ayer conviviendo con unos contactos de Lisboa y conociendo una zona portuaria remodelada, enfocada básicamente al turismo de cruceros, junto a un mar presuntamente calmado o previo a las lluvias que se avecinan, después de una navidad no pasada por agua. Si quieres más instantáneas, clickea AQUÍ.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel