martes, 8 de junio de 2010

Historias emotivas

Ayer, por la mañana, mientras conversaba con unos potenciales clientes acerca de un determinado servicio profesional, caí en la cuenta de la emoción que me embargaba y que, supongo, todo mi ser trasladaba junto a la argumentación oral.
– Buscamos técnica pero, también, confianza, compromiso y emoción. Usted nos ha narrado una atrayente historia –
Concluyeron, emplazándome a la semana que viene para defender la propuesta y el perfil ante su consejo de administración. Luego, al mediodía, reflexioné sobre la situación y llegué a la conclusión de lo importante que es hablar de un producto o servicio con sincera pasión y, más trascendente aún, escuchar proactivamente.
 
Si logras captar lo que necesita el cliente, adaptar lo que ofreces a esa necesidad y contar el trabajo que pretendes realizar en casa del cliente o el producto que quieres vender, como si fuera una experiencia gratificante, una aventura excitante o un camino hacia un estadio mejor, habrás conseguido un porcentaje muy alto de convencimiento.
 
Relata a tus clientes historias donde ellos ganen y tú ganes, que se puedan convertir en realidades. Si luego lo previsible es que las materialices, triunfarás.
 
Pero si pretendes consciente o inconscientemente aprovecharte de la situación y propiciar pérdida o déficit al cliente, en la actual situación económica y social en que vivimos, más temprano que tarde, perderás (composición de imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel