jueves, 3 de febrero de 2011

Práctica de poda

Cerca de un  año hace cuando te escribí Poda emocional. Pues bien. Ajustado día el de ayer. Supongo que eso es bueno, pero cuando llega la noche estoy destrozado. Empezamos en Mollina (Málaga, España), en Virgen de la Oliva, comprando vino en la tienda al detall, regentada por Gerardo. Me llevé un pack de cinco litros de vino blanco envejecido, para reponer la barrica (ver post “Si el vino viene, viene la vida") y otro de tinto. Todo de primerísima calidad.

Charlé con los lugareños acerca de las últimas heladas que ha sufrido el campo y de otros pormenores de mi querida cooperativa y de la zona, como de la situación económica local y del proyecto scalextric de trenes. Tiempos revueltos para la vida sencilla de esta buena gente emprendedora de la comarca de Antequera.

Ya entrada la mañana, estuve aprendiendo a podar con clases magistrales impartidas por Eugenio, Mamen y Javier. Si quieres ver el reportaje gráfico, pincha AQUÍ. Se me fue la olla escuchando y casi no llego a tiempo para otro tema en Málaga. Terminé el día profesional junto a Inma, editora de La Cocina de Inma, y otros contertulios, enjaretando preparar un día unas fabes y otras delicatesen que espero contarte.

Te dejo una foto, montado en un tractor, recordando viejos tiempos, y  un vídeo con una sesión de la clase práctica de poda.