jueves, 23 de septiembre de 2010

Volvemos a lo mismo

Anduvimos ayer por tierras de Jaén (España). Está la ciudad patas arriba debido a las obras para instalar un tranvía. Luego tiramos para Granada, con una circunvalación, que parece un cinturón súper ajustado, por los continuos cuellos de botella en las entradas y salidas a la autovía.

Cambiando de tema, en relación al post “Venta emocional”, me comenta Alfonso que cuando compramos un producto y, sobre todo, un servicio, estamos adquiriendo parte o todo del vendedor, por lo que si no es de nuestro agrado, a no ser que tengamos necesidad extrema, no vamos a realizar la adquisición (Gracias, Alfonso).

Volvemos a lo mismo, amigo; el vendedor tiene que ser él mismo y, si es posible, cordial, agradable, accesible, afable… No se trata de ser empalagoso o despectivo. Ser uno mismo implica agrado con lo que se es, dejando que la comunicación comercial destile de forma natural (dibujo de imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel