martes, 11 de mayo de 2010

Olvídate de la conexión

He trasnochado, preparándome un examen de cuatro horas de duración que tengo hoy, para disponer de la acreditación de consultoría de la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía. El caso es que el supuesto se hace a pelo, sin tan siquiera una Excel, y como le dije a uno de los docentes, a estas alturas de la vida no me acuerdo de resolver una raíz cuadrada, así que, … En fin, he soñado tasas de retornos, CRMs, administración de cadenas de suministros, ratios de liquidez y periodos medios de maduración, entre otros. Presiento que pocas PYMES en España han conectado la administarción de la cadena de suministros (SCM), con los sistemas de administración de relaciones con el cliente (CRM). Un estadio idílico sería que cada vez que se vende un producto, el proveedor y el proveedor del proveedor, lo supieran al momento, al tiempo que Ventas pudiera establecer la prioridad de las ventas de manera más óptima. Otras ventajas de esta conexión es la optimización de la gestión de inventario. No sueñes. Es una quimera. Pocas PYMES y menos micropymes tienen CRM y, menos SCM, por lo que olvídate de la conexión.

2 comentarios :

  1. Lo primero, ánimo con el examen. Cuatro horas en la vida de una persona no son nada y seguro que todo saldrá bien.
    Respecto al resto del post ampliar un aspecto; y me atrevería a decir que un amplísimo número de las medianas y grandes empresas tampoco lo tienen.
    O son empresas completamente orientadas al cliente y a pesar de los fracasos han empleado suficiente dinero para introducir estos sistemas (no se montan en un día y no siempre a la primera salen bien) o tienen los sistemas separados y en unas cuantas -y yo conozco alguna con facturaciones por encima de 100 millones de euros- tiran de "hiper-excels" para apoyar los sistemas corporativos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Javier, por tu visita y aportación. Creo que tienes razón. Escasos y relativos casos se dan.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel