sábado, 19 de junio de 2021

Principios de inteligencia artificial en los seguros

Fuente de la imagen: KELLEPICS en pixabay
Tarde de viernes ajustada y desangelada. Y eso que empezó bien, con la asistencia a una reunión del equipo de trabajo de la Sección de Derecho Penal del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga, y siguió mejor, con una formación en GlobalSuite que impartí al alumnado de la Edición II del Máster de Compliance y Protección de Datos de EIP, título propio de la UEMC, similar a la que te comenté en “Más allá de las hojas de cálculo en Compliance[1], con lecciones magistrales de algunos participantes que expusieron al resto su experiencia con la herramienta de cumplimiento normativo. Sin embargo, el día terminó con un “triste sabor”, consecuencia de inadecuadas interpretaciones y desencuentro con persona que respetas. Sientes tu conciencia tranquila pero te apena verte envuelto en presuntos despropósitos. En fin, “la vida misma”. Lo importante es el camino.

Y ya puestos, me refugié en el “hojeo” del informe sobre los principios de gobernanza de la inteligencia artificial (IA), recientemente publicado por la European Onsurance and Occupational Pensions Authority (EIOPA)[2], con el ánimo que la IA nos ayude en un futuro a resolver desencuentros, mailterpretaciones y esquivar otras “piedras del camino”[3]. En 2019 EIOPA estableció el Grupo Consultivo de Expertos como seguimiento de su revisión temática sobre el uso de Big Data Analytics en seguros de salud y de motor, con el mandato de examinar la IA en los seguros desde una perspectiva ética. La revisión temática identificó una fuerte tendencia hacia modelos comerciales basados ​​en datos en el mercado de seguros europeo[4]. La tecnología también ha avanzado y esto ha permitido que el uso de la IA obtenga más información sobre el comportamiento del consumidor[5].

El informe se basa en los recientes desarrollos internacionales y de la Unión Europea (UE) en el ámbito de la digitalización y la IA. La EIOPA convocó al grupo consultivo de expertos para que una amplia gama de partes interesadas pudieran trabajar juntas para identificar las oportunidades y los riesgos asociados con el creciente uso de la IA en los seguros, incluida la exploración de posibles límites que podrían ser necesarios. Destaca la proliferación de la IA en los seguros. Por ejemplo, la IA permite a las compañías de seguros realizar evaluaciones de riesgos y prácticas de precios más granulares, procesos de gestión de reclamaciones cada vez más eficientes y permite a las compañías de seguros luchar contra el fraude de manera más eficaz. Los beneficios como la precisión de la predicción, la automatización, los nuevos productos y servicios y las reducciones de costos pueden ser notables.

Sin embargo, garantizar la equidad, la no discriminación, la transparencia y la explicabilidad puede ser un desafío: hay trabajo para que las empresas aborden estos desafíos. Las cuestiones planteadas son de vital importancia de cara a la transformación digital que se está llevando a cabo actualmente en el sector. Por lo tanto, desarrollar un marco de gobernanza de inteligencia artificial sólido es esencial para un sector de seguros que funcione bien, sea confiable y financieramente inclusivo. El informe tiene como objetivo ayudar a las compañías de seguros a implementar medidas proporcionadas y basadas en el riesgo, proporcionando orientación sobre cómo implementar principios clave en la práctica durante todo el ciclo de vida de una aplicación de inteligencia artificial. Fuente de la información: EIOPA. Fuente de la información: KELLEPICS en pixabay.
_______________________________
[1] Velasco Carretero, Manuel. Más allá de las hojas de cálculo en Compliance. Sitio visitado el 19/06/2021.
[2] Si quieres descargar el informe, clickea AQUÏ, cortesía de EIOPA. Accesible el 19/06/2021.
[3] EIOPA ha publicado un informe de su grupo consultivo de expertos en ética digital que establece los principios de gobernanza de la inteligencia artificial (IA) para una IA ética y confiable en el sector de seguros europeo.
[4] Los datos se han convertido en un recurso muy valioso y la disponibilidad de datos sigue aumentando.
[5] La crisis del COVID-19 también ha acelerado esta tendencia.