lunes, 26 de agosto de 2019

Helado de albóndigas

¿Te imaginas un helado de tortilla de patatas? ¿O de pescado? ¿Y de potaje de alubias o cocido de garbanzos? A priori parece poco atractivo, pero doy fe de que existen en mi país, eso sí, con distinto éxito. Te introduzco lo anterior porque en el fin de semana pasado he estado re-hojeando el texto que hace más de una década me recomendó Paco (Gracias, amigo), de Seth Godin, Meatball Sundae: Is Your Marketing Out of Sync?[1], que traducido con mi inglés oriundo de los Montes de Málaga es algo así como "Helado de albóndigas: ¿su marketing no está sincronizado?" donde el autor analiza un manojo de tendencias que los especialistas en marketing deben adoptar para evitar comer helado de albóndigas. 

Para Godin, una albóndiga es una mercancía que vale la pena. Son cosas que se necesitan y que se venden a todos. El helado es el dulce de azúcar y los cacahuetes, las tácticas de las redes sociales y los preceptivos perfiles virtuales. Generalmente estas herramientas suelen funcionar pero marchan mejor cuando no están junto a las albóndigas, sino cuando están en una organización diseñada para trabajar con ellas. Desde la óptica mercadotécnica, la cuestión radica en aplicar algunos de los recursos del marketing tradicional al e-marketing, pudiendo la mezcla no ser efectiva, a lo helado de albóndigas. Parte de este texto también se ha editado en el sitio BOOK—POST, bajo el título ¿su marketing no está sincronizado? Fuente de la imagen: Roundhere44 en pixabay. 
________________________________________
[1] Godin, Seth. Meatball Sundae: Is Your Marketing Out of Sync? Editorial Portfolio. 2007.