sábado, 15 de junio de 2019

Economía y Sociedad Digital 2019

Parte de la tarde del viernes la pasé hojeando el índice de Economía y Sociedad Digital 2019 (DESI), recientemente publicado por la Unión Europea (UE). Realmente es una serie que resume los indicadores relevantes sobre el rendimiento digital de Europa y hace un seguimiento de la evolución de los estados miembros de la UE en materia de competitividad digital. Si quieres acceder a los distintos documentos que configuran el informe, clickea AQUÍ. Está compuesto por cinco grandes indicadores: conectividad, capital humano, uso de internet, integración de la tecnología digital y servicios públicos digitales[1]. Durante el año pasado, todos los países de la UE mejoraron su rendimiento digital. Finlandia, Suecia, los Países Bajos y Dinamarca obtuvieron las calificaciones más altas en DESI 2019 y se encuentran entre los líderes mundiales en digitalización. A estos países les siguen el Reino Unido, Luxemburgo, Irlanda, Estonia y Bélgica[2]. 

En cuanto a mi país, se destaca que los servicios públicos digitales continúan siendo la dimensión con mejores resultados. La Administración electrónica española ocupa el puesto número 4 de los países de la UE, con mejor puntuación que en 2018. Igualmente, se sitúa en segundo lugar en datos abiertos y existe un elevado nivel de interacción en línea entre las autoridades públicas y los ciudadanos. El 76% de los usuarios de internet españoles participan activamente con los servicios de Administración electrónica. Este año se incluyen nuevos indicadores relacionados con la sanidad electrónica, como el intercambio de datos entre profesionales y la receta electrónica, en los que España obtiene también una puntuación por encima de la media europea. El DESI 2019 destaca la inversión en datos abiertos y los esfuerzos realizados en el principio de "digital por defecto", que indica que la mayoría de los servicios públicos se encuentran disponibles de forma digital[3]

También, mantiene la posición 11 del ranking de digitalización y el uso de servicios de internet, aunque con un incremento de la puntuación y de la ventaja con respecto a la media de la UE, ocupando un lugar destacado entre el grupo de principales economías europeas[4]. Asimismo, se mantiene a la cabeza de los países europeos más avanzados en materia de servicios públicos digitales. El informe de la Comisión refleja que España escala dos posiciones, hasta el cuarto puesto de la clasificación, destacando en el indicador de conectividad, donde mejora un puesto, hasta el 9º lugar, lo que sitúa al país por encima de la media de la UE[5]. Otro de los indicadores donde España obtiene un resultado significativo es el de integración de la tecnología digital, con el 10º puesto. Por último, en el ámbito del capital humano nuestro país se sitúa en el puesto 17º, al igual que los dos años precedentes. Fuente de la información: UE. Fuente de la imagen: geralt en pixabay. 
_____________________________________
[1] Cada uno de estos indicadores, a su vez, se calcula a partir de la media ponderada de una serie de variables o subindicadores, con datos de 2018, 2017 y 2016. 
[2] Sin embargo, otros países aún tienen un largo camino por recorrer, y la UE en su conjunto necesita mejoras para poder competir en el escenario mundial. 
[3] Sin embargo, existe todavía margen de mejora para varios indicadores, en especial, sobre el uso de Administración electrónica o los formularios precumplimentados. 
[4] Superada por el Reino Unido y por encima de Alemania, Francia e Italia. 
[5] Esta posición se logra a pesar de que ninguna de las variables empleadas mide de forma específica el despliegue de la fibra óptica, en el que España ocupa una posición de liderazgo.