lunes, 3 de diciembre de 2018

Aceptar un buen consejo y utilizarlo con sensatez

Un buen consejo es el que necesitan los partidos políticos perdedores en las recientes elecciones en mi comunidad autónoma - Andalucía (ver El Mundo, ABC, El diario...). La pregunta es si lo sabrían encajar y aplicar. Hace unos años, escribía Miguel Ayuso en El Confidencial, “Cuando te pasas de listo: por qué no solemos aceptar los buenos consejos”, que “a diario recibimos decenas de consejos. No sólo en el trabajo o en casa, también en los medios de comunicación, donde cada vez son más habituales los reportajes sobre bienestar o autoayuda, a través de las redes sociales y hasta en las vallas publicitarias. Estamos saturados de consejos pero, aunque la mayoría sean positivos y nos podrían ayudar a ser más acertados en nuestra toma de decisiones, nos negamos a aceptarlos”. En el fin de semana pasado me acordé de ese artículo y del libro que se referenciaba, cuando rehojeaba el texto de Dan Ciampa, Taking Advice: How Leaders Get Good Counsel And Use It Wisely[1], que traducido con mi inglés oriundo de los Montes de Málaga es algo así como “Aceptando consejos: Cómo los líderes aceptan un buen consejo y lo utilizan sensatamente”.

Entre otros mensajes, trabaja Ciampa la idea de que los servicios de consultoría tradicionales en estrategia se encuentran más centrados en el análisis racional de datos que en las habilidades innatas de los propios consultores, donde el éxito depende de las destrezas más arduas de aprendizaje, como escuchar con empatía, dar retroalimentación sensible, de manera efectiva e influyendo en un líder fuerte para cambiar su comportamiento. Un presunto “buen consejo” es frecuentemente lo que obstruye el boquete entre la visión de un líder y la realización efectiva y la implementación de esa visión o entre la visión distorsionada o incompleta de un líder y una más verdadera, más efectiva. El caso es que, según Dan, una falta de consejos instados u obtenidos de fuentes inadecuadamente distinguidas, pone en peligro al líder y a su visión, riesgo que se puede manifestar de muchas maneras. 

El autor argumenta que casi todos los pensamientos y comentarios sobre el asesoramiento han sido del lado de la oferta, es decir, del lado del enfoque de que soy un buen asesor o consultor, pero ese riesgoso punto de vista es, además, irremediablemente incompleto, puesto que para disponer de una visión más completa y útil de los consejos, necesito un enfoque mejorado de pensamiento acerca del lado de la demanda o, lo que es lo mismo, necesito una teoría de asesoramiento dirigida a un líder empresarial así como principios y planteamientos sobre cómo tomar consejos en la práctica. Finalmente, el texto incluye nociones del tipo de que más personas y empresas están ofreciendo consejos que nunca y, aún así, existen indicios de menos satisfacción por aquéllos que toman consejos, especialmente cuando se necesita la ayuda en situaciones de gran carga emocional. Este texto también se ha editado en el sitio BOOK—POST, bajo el título “Aceptando consejos”. Fuente de la imagen: pixabay. 
________________________________________
[1] Dan Ciampa. Taking Advice: How Leaders Get Good Counsel And Use It Wisely. Editorial Harvard Business School, 2006.