domingo, 15 de octubre de 2017

Un poquito de achira no vendría mal

Un poquito de "achira" no le vendría mal "al Rajoy" y "al Puigdemont". Andaba hace unas semanas con unos amigos por la jardinería de un centro comercial cuando se me cruzó una planta, toda desplumada, a un precio irrisorio que no llegaba a un euro. Sin conscientemente darme cuenta, supongo que la puse en el carro y cuando los acompañantes se percataron de su deplorable aspecto, comentaron las escasas probabilidades de supervivencia. 

Dicen que tengo buena mano con las plantas. No sé a qué se debe, puesto que escasa agua y casi nulo abono, pero el caso es que algún que otro vegetal ha evolucionado muy satisfactoriamente. Eso sí, me gusta tratarlas como lo que son, seres como yo. Les hablo, las acaricio, las resguardo del frío… Lo que, por otro lado, debería ser lo más natural entre seres, ya sean independentistas, nacionalistas, soberanistas… Te dejo unas instantáneas (Fuente de las imágenes: elaboración propia). 

Así que, una vez en el hogar, con la música de fondo que te comenté en “Pero en serio”, dada la precariedad en la que estaba, incluida la maceta, la cambié de tiesto, incorporándole una base de tierra proveniente de la aspiración a jardín que rodea la casa. Una vez finalizado el traslado, localicé un discreto rincón, lejos del sol del mediodía y de los vientos y, acariciándole las hojas, le di ánimos para que se mejorara. Agradecida, días después, nos ofreció su floración.
El fin de semana pasado caí en la cuenta que no sabía de qué familia era y empecé a preocuparme, porque se me metió en la mente la catalogada como Dieffenbachia, conocida vulgarmente como “caña de tontos”, perteneciente al linaje de las araceae y que es catalogada como venenosa por los cristales de oxalato de calcio que contienen sus hojas, que pueden ocasionar ardores y otras molestias, siendo preocupante el contacto de los niños y animales.

Pero, finalmente, Alonso me ha sacado de la intranquilidad (Gracias). Le envié por wasap una foto y me contestó que es de la tribu de las cannas. Efectivamente. Todos los indicios (tallo, hojas, floración) orientan hacia la canna índica, de la familia de las cannáceas, conocida en algunas zonas de Latinoamérica como “achira”, palabra que se vincula a la enseñanza y a la transmisión de conocimientos a través de la palabra, la historia, el cuento, el relato… que se comparte entre seres que se respetan.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel