sábado, 25 de febrero de 2017

¿Cuándo las máquinas me robarán el trabajo?

En “Robotización 2.0”, cavilaba sobre la capacidad de los robots en la destrucción de puestos de trabajo, apuntando que la clave podría encontrarse en el diseño de máquinas robóticas que se comportaran como seres humanos. En el tema de los androides reincidí en dos ocasiones. La primera en “Humano Vs Robots”, donde apuntaba algunas de las ideas que Tyler Cowen desgranaba en su artículo Humans are more valuable than the smartest machine. And they always will be”. La segunda “Yo, profesional robot”, a partir del artículo de Tino Fernández y Alba Casilda en Expansión, “Profesiones de siempre que no caducarán y serán demandadas”. 

Finalmente, en “Sugestionado, estimulado y sobrecogido”, te recogía la esmerada exploración de Martin Ford en su libro Rise of the Robots: Technology and the Threat of a Jobless Future (Aumento de los robots: la tecnología y la amenaza de un futuro sin empleo), que me sugestionó, estimuló y sobrecogió a la vez. Parece como si el autor hubiera viajado al futuro y detectado que se sigue generando valor o riqueza, pero a costa de atenuar sustancialmente la necesidad de fuerza laboral tal y como la tenemos conceptuada en el presente (Fuente de la imagen: pixabay).

Te comento lo anterior, porque vía Antonio descubro el simulador de la BBC, recogido en Will a robot take your job?, donde puedo consultar sin rubor el momento en que un robot me birlará el puesto de trabajo. Junto a la Universidad de Oxford y la firma Deloitte, la Corporación Británica de Radiodifusión inventaria aquellos trabajos que serán robotizados en un futuro muy cercano, apuntando que alrededor del 35% de los empleos actuales en el Reino Unido están en alto riesgo de informatización en los próximos 20 años. 

A la cuestión ¿Qué hace que un trabajo sea susceptible a la automatización? la BBC responde que son ciertos aspectos de un trabajo, más fáciles de automatizar que otros. Por ejemplo, los trabajadores sociales, las enfermeras, los terapeutas y los psicólogos están entre las ocupaciones menos probables de ser asumidas como ayuda y el cuidado de otros, al implicar la empatía, parte crucial del trabajo y, por ahora, difícilmente asimilable por una máquina. Igualmente, las funciones que requieren que los empleados piensen con sus mentes y lleguen a conformar ideas creativas y originales, por ejemplo, artistas, diseñadores o ingenieros. También, las ocupaciones que implican tareas que requieren un alto grado de inteligencia social y habilidades de negociación, como las posiciones gerenciales.

Por el contrario, trabajos de ventas se encuentran muy expuestos a la automatización, junto a una amplia gama de actividades manuales cada vez más complejas. Asimismo, algoritmos sofisticados están desafiando una serie de funciones de apoyo administrativo y de oficina, particularmente en servicios legales y financieros. En este sentido, las máquinas ya están empezando a asumir una serie de tareas llevadas a cabo por profesionales del derecho, la economía, la asesoría fiscal y contable y las finanzas, mediante la exploración de miles de documentos para ayudar en la investigación previa al juicio, al proyecto o al propio asesoramiento o gestión administrativa, laboral, fiscal o contable. Lo anterior me lleva a pensar que el personal de apoyo en un despacho profesional (administrativos, secretariado…), se encuentra muy expuesto a ser sustituido por un robot.

A continuación, te dejo un vídeo, subido a Youtube por drakotako channel, con un top de los trabajos que, ya en 2015, se pensaba que podían ser robotizados, Según el canal, dentro de poco, los robots remplazarán a la mayoría de los "trabajadores humanos". La "clase trabajadora humana" será eliminada de forma sistemática, puesto que la tecnología robótica está avanzando a un ritmo tan acelerado que los robots humanoides, equipados con sistemas de coordinación motora y visión de reconocimiento avanzado, entre otras muchas funciones, se encargarán en los próximos años de muchos trabajos. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel