domingo, 15 de enero de 2017

Leche, yemas, canela… y emociones

El postre que acompañó a la experiencia recogida en “Elegante toque”, natillas caseras, también quiero comentártelo, porque me transportó a instantes de la niñez y de la adolescencia, cuando mi madre lo cocinaba y colocaba encima una galleta de esas tipo “maría”. Y no es otra cosa que natillas caseras, realizadas por Teófilo (Gracias). En fin. Leche, yemas, canela… y emociones fluyendo a borbotones. Fuente de la imagen: elaboración propia.

El buen hombre preparó seis yemas de huevo, canela y azúcar al gusto, medio litro de leche y maicena (una cucharada). Cuando hierva la leche, echamos la canela (también se puede incorporar ralladura de limón). Combinados los sabores, se deja enfriar. En otro recipiente mezclamos el azúcar y la maicena, Luego incorporamos las yemas de huevo y batimos un poco hasta que las yemas se deshagan. Seguidamente, con parsimonia, se va añadiendo poco a poco la leche, removiendo continuamente. 

Misceláneos los elementos, calentamos durante diez o quince minutos, removiendo alguna que otra vez, hasta alcanzar la estructura propia de las natillas. Finalmente, distribuir la crema en copas o tazones, espolvorear un poco de canela (y si se quiere, poner encima una galleta) y enfriar en el frigorífico. A continuación te dejo un vídeo, subido a Youtube por “Las recetas tradicionales de cocina”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel