viernes, 16 de septiembre de 2016

A lo largo de toda la vida

Hace unos años, en el post “Por fin llegó”, comentaba la recepción del carné de estudiante del Grado en Derecho que estaba realizando en aquellos momentos. Pues bien, después de terminarlo satisfactoriamente y posteriormente iniciar y finalizar un experto universitario, en el mes de julio de este año solicité en el Distrito Único Andaluz la incorporación a un máster oficial. El martes pasado recibí un sms comunicándome la admisión en primera preferencia. Así que ayer volví a mi antigua y primera universidad, donde realicé las primeras titulaciones (aunque ubicada y concentrada en una zona distinta), a matricularme, embargándome la emoción e inundándome los recuerdos, si bien la infraestructura y los recursos pedagógicos y didácticos actuales son distintos y, constato, mejores que los barracones donde algunos compañeros tuvieron que asistir a las clases presenciales (yo me libré por los pelos, puesto que la Diplomatura la hice en las instalaciones antiguas de la Escuela y la Licenciatura en las instalaciones de la Facultad). Te dejo una captura del nuevo carné de estudiante que, raudo veloz, me han confeccionado.

Lo anterior te lo cuento, además de información y como refuerzo a mi marca personal, para incidir nuevamente en la necesidad de educación continua, a lo largo de toda nuestra vida laboral, la cual, por desgracia o por suerte, ya no es como la vida profesional, empresarial, institucional o laboral de nuestros abuelos, padres o hermanos mayores. Desde que en el año 1993, cuando ejercía de director de auditoría interna en una agrupación empresarial del sector de la distribución (ver post “Ni seguratas ni chivatos ni detectives”), y asistí en la organización a una acción formativa de inglés, de esas enmarcadas en lo que se ya se empezaba a conocer como “formación continua”, empecé a darle vueltas al tema del reciclaje profesional continuo. Poco más tarde, en mi estancia en una organización del sector de la enseñanza (ver post “Secretaría General”), llegué al fondo de la cuestión, es decir, a la necesidad de formarse a lo largo de toda la vida, dentro y fuera del sistema educativo, como dice el legislador español, con el fin de “adquirir, actualizar, completar y ampliar" las "capacidades, conocimientos, habilidades, aptitudes y competencias" para nuestro "desarrollo personal y profesional”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel