miércoles, 24 de agosto de 2016

En qué capítulos recortar

Hace unos años, apuntaba Barack Obama la necesidad de recortar el gasto público para poder impulsar la economía, en vez de incumplir con los pagos de la deuda pública (publicado en The Economist, Cut or loose), es decir, el presidente estadounidense, en línea con Gran Bretaña y el Banco Central Europeo, piensa que la austeridad puede impulsar el crecimiento, puesto que una reducción de las tasas de interés consecuencia de una bajada de la probabilidad de incumplimiento de los pagos, junto a la expectativa de menores impuestos en el futuro, impulsaría la inversión.

Me quedo con el verbo “puede”, es decir, estar en condiciones de que se dé lo que se procura, pero en mi opinión no se tiene la total certeza de que se vaya a producir lo que se pretende ¿no te parece? Dando por hecho que el que presta quiere cobrar sus intereses y que se le devuelva lo prestado, y dejando a un lado ¿Quién es el que presta y en qué condiciones? desde hace un tiempo, no tengo tan claro que esa política propugnada por Obama, la UE y Gran Bretaña, sea válida. Si la damos por efectiva, el siguiente paso es preguntarse qué capítulos del presupuesto público deben ajustarse y qué otros, como garantía de futuro del país en crisis, no sólo no deben recortarse sino, en determinados casos y momentos, incrementarse (fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel