miércoles, 15 de junio de 2016

Tarjeta de plástico para todo

Ayer, mientras volvía de recoger del Colegio las tarjetas de un compañero para seguir accediendo a la Ciudad de la Justicia, e intentaba hacerle un hueco a la mía en la cartera, me acordé de la noticia que a principios de año leía en okdiario, acerca de un señor que ostenta el Récord Guiness de tarjetas de plástico/crédito y no me extraña que también disponga del récord a la cartera más abultada del mundo. Escribe Israel García-Juez que “un californiano es el hombre con más tarjetas de crédito del mundo”. Se llama Walter Cavanagh y dispone a la fecha de artículo de casi mil quinientas tarjetas, con una línea de crédito de 1,7 millones de dólares. Su cartera tiene más de 75 metros y pesa más de 17 kilogramos (Fuente de la imagen: elaboración propia).

Mi caso es distinto, casi ninguna tarjeta de crédito pero de plástico bastantes: para entrar en los Juzgados, para comprar en el centro comercial X, Y…Z, para la biblioteca, para el cine, para el aparcamiento, para echar combustible, para el vivero, para… De verdad, “una pasada” y un agobio. Todavía no sé para qué se utiliza realmente el chip que van poniendo en las tarjetas de identificación. Con lo fácil que sería disponer sólo de una tarjeta identificativa que se leyera por los distintos sistemas de gestión y control, ya sea en el supermercado, en el banco, en la Agencia Tributaria, en el cine, en la gasolinera… Hasta tengo tarjetas de visitas de contactos, en formato plástico. Aunque dicen que ya está inventado el sistema o código que unifica todo este berengenal, aún no se ha comercializado o propagada la solución para la masa (obviamente, la élite no lo necesita).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel