jueves, 31 de marzo de 2016

Tasaciones a la carta

Si eres follower de este sitio, conocerás que desde 2005, he escrito sobre la crisis inmobiliaria de mi país. Textos como ”Mediocridad, inhibición y corruptela”, “Corrupción en Marbella”, “Burbuja considerable”, “El run run del parqué”, “Desaceleración desvergonzada” o “Marbella y su historia” son buena prueba de ello. En redacciones como “La gran debacle hipotecaria”, “Gana la Banca”, ¡Que no suben, que bajan bastante!, “Hipotecas explosivas”… reflexionaba sobre la política de concesión de “hipotecas a porrillo” sin ton ni son, incluyendo en este saco de ligereza e irresponsabilidad no sólo a las entidades financieras, sino también a las firmas tasadoras (ver “Tasaciones maquilladas”). Más recientemente, en ¿Quién ha dicho abuso? volvía a incidir en lo mismo, criticando esa manga ancha de la concesión crediticia por parte de las entidades financieras en la primera década del siglo XXI, con la complicidad de las entidades tasadoras, siendo una de las desencadenantes de la grave situación financiera que padecen muchas familias y, en menor medida, empresas en nuestro país. Apuntaba que la reflexión anterior también es de aplicación en específico a la compra de vivienda y su “loca” financiación vía hipoteca, que ha llevado al españolito de a pie a un sobreendeudamiento “¿irreal?” en el que, inicialmente, era un convidado de piedra (al estar en manos del triángulo amoroso formado por las inmobiliarias, los bancos y las tasadoras, en muchos casos en manos de los propios bancos), pasando a ser el primer y, tal vez, único damnificado de esta ya no tan presunta estafa monumental. 

Ante tanto despropósito, desde hace tiempo clamaba al cielo la falta de sensibilidad, desde que se es consciente de la gravedad, del legislador de turno en atenuar el calvario injusto de tantas familias, más preocupado en sanear los balances de las entidades financieras con cargo a las arcas públicas. Pues bien, ayer escuchaba y leía en distintos medios de comunicación españoles que el que fuera presidente de Caja Madrid será investigado por conceder hipotecas sobrevaloradas (La Vanguardia, El Español, La Razón). Según EFE, la Audiencia Nacional investigará al expresidente por la concesión sistemática de hipotecas sobrevaloradas entre 2003 y 2009, coincidiendo con la burbuja inmobiliaria. Presiento que la defensa de Blesa en este caso lo va a tener menos complicado o más fácil defender a su cliente, puesto que cabe preguntarse ¿Quién sobrevaloraba las tasaciones? Seguro que tú también lo sabes ¿Verdad? No es difícil imaginar al sector de las tasaciones inmobiliarias "poniendo las barbas a remojar al ver las barbas de su vecino banquero pelar". Pero, claro, también pusieron las barbas a remojar las auditoras externas y parece que todo quedó en agua de borrajas, por lo que no es de extrañar que se agarren al clavo ardiendo de que en ese periodo es lo que decían los índices del mercado inmobiliario. En fin. Confiemos en la Justicia que, aunque lenta, presuntamente no está tan rancia, politizada y, por derivación, descompuesta como pudiera parecer (Fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel