domingo, 27 de marzo de 2016

A través del reloj de arena

En el texto “Falta de escrúpulos”, te sugería la lectura del clásico “El Príncipe”, de Nicolás Maquiavelo, que recomendó una compañera de pupitre del Grado en Derecho. En aquel post me centré en las condiciones de los gobernantes y los perfiles de los gobiernos, pero en esta mañana de domingo primaveral, con los biorritmos por los suelos debido al cambio de hora, medio soñoliento y leyendo a Steve Tobak en CBS Money Wath, 10 Business and Leadership Lessons - From Machiavelli, refresco que este padre del materialismo actual tenía más lecciones sobre la política y la sociedad. La primera lección que apunta Tobak es la referida a la adaptación de los líderes al mundo cambiante. A ver si toman buena nota los políticos de mi país. 

La segunda lección va dirigida a los empresarios, que no salen mal parados en el pensamiento maquiavélico (¿Por qué será?), al definirlos como aquellos individuos que son capaces de transformar tanto el obstáculo como la oportunidad en ventaja. En la tercera y la cuarta lección se rompen lanzas a favor de tomar asumir riesgo, como factor crítico del éxito, y de la pasión, como clave de la felicidad y del éxito empresarial. Así hasta diez lecciones. La última me cuesta entenderla: “Cuanta más arena se haya escapado del reloj de arena de nuestra vida, más claro veremos a través de él”. ¿Significa que mientras más lastre suelte de mi mochila, mejor caminaré? ¿O que mientras más años tenga, es decir, menos granos de arena en la parte superior del reloj, mejor entenderé el mundo donde vivo? (Fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel