lunes, 1 de febrero de 2016

Toma y daca

Todavía resuenan en los departamentos de gestión de personas de las empresas, que para conseguir la excelencia en la actividad empresarial es necesario generosas dosis de talento, pasión, dedicación y suerte. Pero no piensa lo mismo Adam M. Grant, profesor de Gestión de la Universidad de Wharton School, de Pennsylvania y autor de Give and Take: Why Helping Others Drives Our Success[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “Dar y recibir. Por qué ayudando a otros impulsa nuestro éxito”. Ayer estuve viendo la entrevista que le hizo Rik Kirkland, editor ejecutivo de McKinsey Publishing y que te dejo a pie de post, cortesía de McKinsey, en la que Adam explica por qué la generosidad en la actividad profesional/laboral sigue siendo más efectiva que el egoísmo y la sinrazón. 

En la empresa, la mayoría de los participantes tiende a maniobrar en uno de los siguientes tres estilos elementales: los que reciben, que laboran para la producción de la mayor cantidad posible en cada transacción; los igualatorios, que dan tanto como reciben, ni más ni menos; y los que dan, saliéndose de su camino para ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. Según Grant, el alcance de mi éxito profesional dependerá de en cuál de estos tres grupos me ubique (Fuente de la imagen: pixabay).

[1] Adam M. Grant. Give and Take: Why Helping Others Drives Our Success. Editorial Penguin Books. 2014.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel