martes, 1 de septiembre de 2015

El resfriado del gigante

En el libro Consumering[1]Javier Rovira (ver post "Cambio de época") refrescaba la frase que, en relación a China, se le atribuye al emperador Napoleón Bonaparte: “Es un gigante dormido; dejad que China duerma, porque cuando despierte, el mundo temblará” (cita también registrada en Wikiquote). The economist, acompañando al título del artículo Waht China Wants (Lo que China quiere), aparece el subtítulo As China becomes, again, the world's largest economy, it wants the respect it enjoyed in centuries past. But it does not know how to achieve or deserve it, que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga expresa algo así como: “A medida que China se convierte, una vez más, en la mayor economía del mundo, demanda el respeto que disfrutó en siglos pasados”.

Lo anterior viene a colación porque leía ayer en varios medios (ABC, Economíadigital…), que un periodista chino ha reconocido haber escrito un artículo falso qua ha causado pánico en los mercados bursátiles y ha sido sometido a “medidas criminales obligatorias”. ¡Uf! Si en mi país sometieran a estas medidas a los que escriben artículos presuntamente falsos sobre temas económicos, políticos… igual más de la mitad de los directores de los medios de comunicación púbicos y privados no estarían donde están. Pero no te preocupes que estamos en España: c´est different

En fin. En línea con la tesis del primer párrafo, en 2012 apuntaba Pablo M. Diez en ABC que “Cuando China estornuda, el mundo se resfría”. Asimismo, hace casi una década que Ted Fishman publicaba el texto China, Inc.: How the Rise of the Next Superpower Challenges America and the World[2], que traducido nuevamente con mi inglés de los Montes de Málaga lo interpreto como “China, Corporación: Cómo el surgimiento de la próxima superpotencia se constituirá en un desafío para América y el resto del mundo”. 

Cierto que ya en 2006 nos advertía Fishman que lo “producido en China” tenía sus cosas positivas, pero también lo negativo, afectando para lo bueno y menos bueno al resto del mundo, incluyendo a España (lo de España es cosecha propia). Por los acontecimientos bursátiles que estamos viviendo desde 2012 así como otros efectos colaterales en la economías locales no menos importantes, es fácil deducir que no eran descabelladas las ideas desgranadas por Ted y posteriormente por Pablo, por mucho que hoy, a modo de presunta excusa, se intente colgar el sambenito a un cabeza de turco periodista chino (Fuente de la imagen: pixabay).

[1] Rovira, Javier. “Consumering.Cambair o seguir sufriendo, usted elige”. Editorial ESIC. 2009
[2] Fishman, Ted. “China, Inc.: How the Rise of the Next Superpower Challenges America and the World”. Editorial Scribner. 2006.

2 comentarios :

  1. Además de los efectos que tiene una ralentización de la economía china, es también peligroso porque son una de las principales reservas de oro, dolares y euro.
    También creo que tienen un buen pedazo de deuda publica de páises europeos como España e Italia.
    Sin ninguna duda lo que pasa en la economía China al final acabará notándose en España.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto. Al menos, en el corto plazo, parece que no ha afectado a las exportaciones de productos españoles, como el aceite, las aceitunas y productos del cerdo como el caso del jamón ¿No? Gracias por tu visita y aportación. Saludos. Manuel.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel