martes, 17 de marzo de 2015

De Secessio plebis a Lex Hortensia

Secessio plebis. Los plebeyos se marcharon de Roma y se asentaron en el Monte Sacro. Fuente: Wikipedia.
Después de escuchar en las noticias la constatación, por enésima vez, de la realidad social y política que padecemos la inmensa mayoría de los españoles, que no es otra que el manejo de unos cuantos individuos, la élite, y la miseria del resto, la masa, recordé el conflicto entre patricios y plebeyos que refresqué hace casi dos años en el libro de José Manuel Roldán Hervás sobre la Historia de Roma (ver post “Repaso de Historia”), pág. 74 y ss. Cuenta José Manuel que la historia interna de Roma durante los siglos V y IV antes de Cristo, bascula sobre el conflicto entre los dos órdenes en que se dividía la población romana: patricios y plebeyos. Los patricios de hoy en día ya te imaginarás quiénes son. Igualmente los plebeyos.

Los primeros detentaban todo el poder político y económico. La desigualdad era total. Los segundos estaban obligados a defender a la República con su sudor y sangre, pero acababan en la miseria de la miseria, puesto que al tener que, por ejemplo, servir en el ejército, muchos de ellos se arruinaban al no poder cultivar la tierra. En fin, un desastre que me recuerda la realidad que vivimos actualmente en España, ya sea en el paro, en los desahucios, la corrupción, los desfalcos y quiebras financieras, en los impuestos, en la sanidad, en la educación… En cuanto al tema económico, la desigualdad brutal se manifestaba en la utilización de ager públicus y el problema de las deudas. Y de la justicia ni te cuento. Dice el autor que sólo los patricios poseían el derecho a aplicar justicia, por lo que un plebeyo no tenía nada que hacer. Lo anterior también lo percibo en la actualidad, con eso de que la justicia no es igual para todos y la confusión de los tres poderes.

Todo el clima social que torpemente he resumido en los dos párrafos anteriores, generó una movilización en la plebe como nunca antes se había conocido. Agrupada en torno a los Podemos, Ciudadanos, Vox… de aquellos tiempos, promovió un proceso revolucionario, con periodos muy violentos y momentos de malestar contenido, que desembocaron en distintos puntos de inflexión, como la secessio del monte Sacro, la codificación de las Doce Tablas, las leyes Licinio-Sextias y la Lex Hortensia, que puso fin al conflicto. Para terminar, te transcribo lo que se lee en el número 67, página 52, de National Geographic España: “la formación de una nueva nobleza de patricios y plebeyos enriquecidos cerró el conflicto entre ellos, pero abrió otro que enfrentó a esta nueva clase y los plebeyos pobres”. ¿En qué punto estamos en mi país?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel