domingo, 8 de febrero de 2015

¿Profesión de futuro?

En esta semana que hoy finaliza han terminado de comunicarme las notas cuatrimestrales de los exámenes realizados hace unos días (ver post “Veinte céntimos”), con resultados similares al anterior cuatrimestre (ver “Frutos del día a día”), aunque el notable, ocho, en Derechos Reales, me sabe a matrícula de honor. Ahora queda la fase final, con el trabajo fin de grado incluido, pero ayer estuve haciendo números y el presupuesto de este año no cuadra. Algún familiar y amigos me han propuesto aportar el pico que queda, por lo que estoy pensando en alguna fórmula que les permita resarcirse en un futuro, similar a la que te comentaba en Crowdfunding, a modo de cooperación para financiar mis esfuerzos en terminar la carrera, de forma que si consigo el objetivo en el plazo estipulado, les pago vía servicios pro bono y caso que me retrase, pues intereses adicionales u otra fórmula de compensación (así que Antoni, Manuel, Teo, Milagros, Juan… ya os estoy describiendo la idea). 

A la vista de la evolución de la economía y de la sociedad occidental, de la opinión de expertos y ranking que circulan por los medios de comunicación, piensan mi familia y amistades que he elegido bien la especialidad, como profesión de futuro. Yo no lo tengo tan claro. Si eres follower de este sitio sabrás que la elección se basó más en complemento a mi formación anterior, dar un “tute” a las depauperadas neuronas, de forma que el disco duro se “resetee” una vez más, y a los derroteros por donde transcurre mi vida laboral, que a lo de “profesión de futuro”. Realmente, salvo alguna excepción, es muy difícil saber qué actividades profesionales serán las estrellas del mercado laboral y empresarial dentro de unos años. Tal vez, una condición necesaria (que no suficiente) se encuentre en la aceptación de lo que soy y de mi realidad, descubriéndome cada día, reinventándome continuamente, curioseando, aprendiendo, dando a conocer mis capacidades y transitando el camino con el perfil profesional y personal lo más honesto y proactivo posible (Fuente de la foto: peque de diez años desde un vehículo en movimiento con los cristales sucios y elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel