viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Y escribe en cursiva?

Cuenta Pablo Doberti en su artículo “Escuela en cursiva”, publicado en agosto de 2013 en huffingtonpost.es, que ante un comentario acerca de la enormidad de Borges y la admiración que Pablo sentía por el escritor, su hija le preguntó ¿Y escribe en cursiva? Ayer me acordé de esta referencia cuando un compañero me trasladaba su tristeza porque en el colegio donde tiene a su hijo, se paran más en cómo escribe (la buena letra) que en lo que escribe (el contenido). Parece que una caligrafía perfecta es el objetivo de algún que otro profesorado, presuntamente retrógrado. 

Que conste que a fuerza de tortazos, tirones de orejas y coscorrones a porrillo, conseguí una escritura decente, pero me concentraba tanto en hacerla bien, por miedo al maltrato y al suspenso, que olvidaba el conocimiento que tenía que trasladar vía escritura, por lo que, igualmente, suspendía. No. Esa situación no la quiero para los peques de hoy en día, más aún cuando el avance de la tecnología propicia que desde hace décadas la caligrafía pierda importancia a una velocidad sin precedentes. Pero ¡Dale! Todavía pululan presuntos “profesionales” del “enseñar a “aprender” que viven anquilosados en las escuelas de los siglos XVIII y XIX. Sugerí al amigo que junto a su pareja abrieran una ventana de reflexión acerca de si ese colegio era el adecuado para su hijo.

Y aprovechándome de Pablo, vía “Escuela neurótica”, publicado en julio de este año, leo la reflexión de Alonso González de Gregorio, de la consultora de educación The Gregorian Manor House, sobre el anquilosamiento de la educación actual en cubrir necesidades formativas de la anterior revolución industrial, en vez de centrarse en el mañana, cocinando hornadas de alumnado con aroma de emprendedores y gestionadores de sus respectivos tiempos, junto a profesores que actúan como guías en la inmensidad del conocimiento. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel