jueves, 4 de septiembre de 2014

¿Infalible?

Anoche terminé otro de los textos que empecé este verano, “El sistema infalible para triunfar”, de Clement Stone[1], empresario y filántropo norteamericano, conocido en los ambientes políticos por ser uno de los que financiaron generosamente las campañas de Nixon en 1969 y 1972. Desde hace décadas arrumbado andaba el libro en la estantería, por lo que en julio lo desempolvé y a ratos lo he estado hojeando de nuevo. Pretende Stone ofrecer su particular método, alimentado con herramientas como la influencia en los demás, la oración con uno mismo y la sugestión, para triunfar, porque piensa que el ser humano dispone de la capacidad de moldear su futuro a partir de su enfoque y camino en el presente. 

Bueno, hasta aquí nada nuevo me ha aportado. Lo que me ha costado un poco más de hilar o asimilar ha sido la idea en la que pivota gran parte del peculiar sistema catalogado por Clement como “infalible”, ese planteamiento que hace que el entorno posibilite mi éxito, conformado a base de experiencia, recolectada en la aplicación de mi saber, inspiración, ¡Ah! la motivación que hace levantarme de las caídas, y conocimiento, esa retroalimentación que emana de mis alforjas (el orden de esos factores no altera el resultado). 

Coincido en cuestiones como que mis pensamientos de hoy, del ahora, determinarán mi mañana y que si logro calificar y dirigir las reflexiones, inclinaciones y tendencias de la mente, podré controlar mi destino. También en que el desarrollo de una decente personalidad es un reto que todos deberíamos tener, en la necesidad de entusiasmo o en la disposición de un plan de actuación retroalimentado continuamente. 

Pero lo que ya me ha costado digerir, en compañía de estos calores que nos han acompañado en el estío, es cuando el autor se adentra en aspectos como el rezo, el poder de la plegaria, los fenómenos psíquicos o los pecados. Por supuesto que cada acción tiene su reacción o que los malos hábitos hay que cambiarlos, pero reflexionar lo anterior en “plan místico” es como mezclar el tocino con la velocidad. En fin. Sobre gustos y técnicas extemporáneas no se puede decir que “no hay nada escrito” (Fuente de la imagen: portada del libro en books).

[1] Stone, Clement. “El sistema infalible para triunfar”. Editorial Grigalbo. 1986. A fecha 4 de septiembre de 2014 disponible en Casa del libro.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel