viernes, 22 de agosto de 2014

El matiz

En relación al contenido central del post “Patrañero, manipulador”, Alex me remite un atento email con su opinión, crítica y aportación, lo cual se agradece sinceramente. Apunta el contacto virtual que echa de menos en el texto la persuasión en positivo, es decir, esa utilización proactiva de todos los recursos del vendedor o comercial por convencer con argumentos al cliente de que ése y no otro es el producto o servicio que tiene que adquirir o comprar. 

Cierto, Alex, ya lo escribía Norberto Aubuchon en su “Anatomía de la Persuasión”[1]. En la actividad empresarial, persuadir al interlocutor generalmente es un requisito para el éxito comercial. Sin embargo, hay una diferencia entre Aubuchon y los Pickens que apuntaba en el post que trae a colación Alex, matiz que hace que no lo meta en el mismo saco. Para Norberto, la persuasión empieza por la comunicación inteligente, donde los "comunicadores inteligentes" asumen el cien por ciento de la responsabilidad por lo que dicen y razonan el conocimiento de su audiencia previo a la transmisión del mensaje, propiciando una interacción y encuadramiento franco con el proceso de compra. 

Te dejo un vídeo, subido a Youtube por Milena Ortiz Valencia, con una síntesis de la anatomía de la persuación de Aubuchon (Fuente de la imagen: sxc.hu, utilizada también en el post “Alguien lo hará por ti”).

[1] Aubuchon, Norbert. Anatomía de la Persuasión. Mcgraw-Hill España. 2001. Amazon.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel