domingo, 29 de junio de 2014

¿Está pasando algo similar?

Es difícil que la bota de hierro del ajuste que la zona presuntamente rica de Europa, con Alemania a la cabeza, impone en el pescuezo de las regiones pobres del viejo continente, nos haga salir de la crisis. Leo en las ideas claves de la disciplina Derecho Internacional Público que el Tratado de Versalles, a diferencia de la Paz de Westfalia o el Congreso de Viena, impuso un orden basado en la norma “vencedor contra vencido”, con severas condiciones a Alemania, provocando el nacimiento, desarrollo y fuerte arraigo, de un espíritu nacionalista que culminó con la ascensión del partido nacional socialista al poder, de forma pacífica y con ello, de Hitler, con las terribles consecuencias que no debemos olvidar. 

¿Está pasando algo similar en los países que sufren las severas medidas de esas zonas ricas que se nutrieron de riqueza cuando los pobres no eran tan pobres y que ahora siguen llenando sus arcas a costa de los ajustes impuestos a los pobres? La historia, desgraciadamente, puede repetirse una vez más. ¿Dónde queda entonces la proclama de la conferencia de las Naciones Unidas de 1987 sobre la relación entre el desarme y desarrollo, apuntando que la seguridad de los países no sólo tiene aspectos militares sino también económicos, sociales, humanitarios y de derechos humanos y ecológicos? 

El incremento de la redistribución de riquezas y la consecuente disminución de la brecha entre ricos y pobres, de la concienciación por el medioambiente, ... propician las condiciones que lleven no sólo a la eliminación de los riesgos de conflictos, guerra o terrorismo, sino a la configuración del marco de confianza nacional y europea que permita conseguir con éxito un perenne desarrollo y, por derivación, un futuro distinto para nuestros hijos e hijas. Pero el incremento de la pobreza, la injusticia, la inseguridad, … nos lleva a todo lo contrario: un escenario como el que la Sociedad de las Naciones dibujó en Versalles, antesala de dolor, miedo y, luego, depravación y muerte (Fuente de la imagen: "En el fragor de la batalla").

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel