sábado, 10 de mayo de 2014

Y trabajando muy duro

¡Uf! Me he dado cuenta que llevo unos días calentándote la cabeza con ejecuciones forzosas ("Expropiación forzosa"), declaraciones unilaterales de independencia ("Declaración unilateral"), sentencias inconexas ("¿Tecnolecto o ininteligible?"), tasas judiciales ("Sólo unas cuantas") y ejecuciones hipotecarias ("Profundo debate"). Voy a cambiar un poco el registro no vaya a ser que me mandes a “freír espárragos” (si quieres saber qué significa la expresión, visita “Me fui a coger espárragos”).

Y para ello, no hay mejor excusa en la mente que la reflexión del asesor de Forbes, Karsten Strauss, sobre maneras de mantener a los empleados contentos, “7 Ways To Keep Your Employees Happy (And Working Really Hard)”, a partir de unos consejos para los empresarios y directivos que busquen quieran mantener a su gente sonriendo y rindiendo, del profesor de gerencia y desarrollo organizativo de la Universidad del Noreste de Boston, Leonard J. Glick, que enseña el arte de motivar a los trabajadores. ¡Ojo! no quitar importancia al mensaje del paréntesis: “And Working Really Hard” o lo que es lo mismo (con mi traducción de los Montes de Málaga) = “Y trabajando muy duro”.

Strauss enumera una serie de recomendaciones de Glick, siete, que van desde la construcción del sentido de propiedad en los colaboradores, hasta la importancia de las fuentes soberanas de inspiración profesional, pasando por la trascendencia de evitar las zonas de confort, informar adecuadamente al equipo, tratar a los trabajadores como personas adultas, tomar decisiones como jefe o cultivar en el salario emocional valores como el propósito del cometido profesional o la oportunidad de aprender y de favorecer a un proyecto económico y social. Y vuelvo a reiterar: todo ello trabajando muy duro. Aunque en esta cuestión ni el consejero ni el articulista dejan claro si sólo deben arrimar el hombro los laborales o, también, el jefe (Fuente de la imagen: Wikipedia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel