viernes, 14 de marzo de 2014

La dirección estratégica

Si eres follower de este sitio, conocerás mi interés desde hace más de una década por todo lo que envuelve a la consultoría estratégica. Han pasado veintidós años y pico cuando realicé el programa de doctorado sobre Dirección Estratégica y en el post de febrero de 2003, “Consultoría Estratégica”, además de definirla, apuntaba que mira más allá que la consultoría habitual y se plantea cuestiones trascendentales para el futuro de la institución. Taman H. Powell y Duncan N. Angwin escriben en MitSloan, “The Role of the Chief Strategy Officer” que la dirección estratégica realmente es un puesto de nueva creación que va adquiriendo importancia en muchas empresas. Inventarían en su texto cuatro prototipos de dirección estratégica: consultoría interna, especialización, coaching y agente del cambio.

En mi opinión, dependiendo del tipo de consultoría interna o de especialización, podrá ser catalogada como dirección estratégica o no. Me explico. Si a nivel interno o externo se necesita un técnico o consultor en impuestos, estamos ante una asesoría tradicional, no estratégica. El quid de la cuestión se encuentra en la promoción y ejecución de estrategias que tengan relación con el todo empresarial o partes significativas de sus fines y objetivos. Asimismo, y con todo respeto a los autores, el modelo de coaching, por la propia definición y uso del servicio profesional, no lo percibo como dirección o consultoría estratégica, sino como catalizador o facilitador. Son los receptores del trabajo del coach los que verdaderamente ponen en marcha o desarrollan estrategias, por lo que no confundamos términos.  

En cuanto a “agente del cambio”, refresco lo que expresé en el año 2000 (recogido en el post “¿Eso dije?”): “Me dedico a la generación de caos controlado o desequilibrio dinámico, con un ancho de banda determinado, dependiendo del caso real, y catalizador de emociones profesionales y empresariales, para una óptima gestión del perenne cambio que necesita hoy la empresa donde colaboro y, por derivación, la propia Sociedad”. Aquí coincido con Powell y Angwin, ya que los profesionales de la consultoría o dirección estratégica operan a través de las unidades de negocio, activando y garantizando que las estrategias se ejecuten de manera constante, franca y sincera, trabajando proactivamente en la culminación de las directrices de cambio. La empresa o la institución pública debería escoger a su dirección estratégica, sea ésta interna, externa o más o menos especializada, dependiendo de la situación estratégica en la que se encuentre y al estadio organizativo, social o mercadotécnico futuro al que quiere llegar o posicionarse (Fuente de la imagen: elaboración propia, parte del flujograma recogido en el apartado "Nuestros Servicios", de Consultoresenlared).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel