jueves, 13 de marzo de 2014

Ladran, luego cabalgamos

Hace un tiempo no muy lejano, después de analizar el completo perfil profesional del usuario de una de las redes sociales virtuales en las que estoy integrado, acepté su demanda de contacto. A los pocos días, me remite un atento netmail solicitándome la dirección de correo electrónico para enviarme su curriculum vitae. A la vista de la extensa información contenida en su contorno virtual, le trasladé que por el momento era suficiente. Cierto que para la búsqueda activa de empleo hoy, lo fundamental es “enfatizar elevado al cubo” (Enf3), pero tengo que saber qué información inserto en aquellas redes sociales virtuales profesionales, que se convierten en portafolio de uno mismo (contenido del currículo tradicional + proyectos + social media + referencias + …), y qué es lo que queda para enviar posteriormente (probablemente, justificación documental y poco más).

Lo que aporta valor a ese historial profesional insertado en el perfil virtual, es el networking que haya realizado en la Red a lo largo de toda la vida laboral. Por tanto, si estoy en búsqueda activa, debo interactuar proactivamente; pero si estoy empleado, también, porque esa actividad relacional me viene como anillo al dedo para mi labor y me vendrá bien mañana para el trabajo que desarrolle o para la búsqueda o alternancia de empleo que promueva.  Así que, por muy buen puesto directivo en las altas esferas que disfrute, no debo descuidar las redes profesionales virtuales en las que estoy integrado, desde el lógico seguimiento pasivo, hasta la participación en temas que considere interesantes o, lo más básico, atender un correo interno o aceptar o denegar una solicitud de contacto.

De esta forma, estaré resaltando aquellas cualidades que difícilmente pueden detectarse en el curriculum, historial profesional, carta de presentación, tarjeta de visita, entrevista de selección o reunión con un potencial cliente. Finalmente, termino con la frase de Alonso Quijano en El Quijote, “Ladran, Sancho, luego cabalgamos”, en el sentido que debo tener en cuenta que, como en la realidad física, de esa continua participación proactiva en Internet, si soy sincero y no pretendo aparentar lo que no soy, también se percibirán mis tonterías y desajustes, pero ese conocimiento de lo que todavía tengo que superar o mejorar,  será positivo, puesto que, exceptuando a los don o doña perfectos, la persona que esté libre de su otra fuerza fundamental opuesta, que tire la primera piedra. Así que si me critican reactivamente, será síntoma que cabalgo en lo virtual o, lo que es lo mismo, transito proactivamente por la Vida misma (Fuente de la imagen: diagrama que acompaña al post "Tipo barras").

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel