domingo, 2 de marzo de 2014

De museo y cocina

Recurro al blog “Definición de” para transcribirte la dilucidación del concepto “taller”, que me entero que proviene del francés atelier, haciendo referencia al lugar en que se trabaja principalmente con las manos. El concepto tiene diversos usos: un taller puede ser el espacio de trabajo de un pintor, un alfarero, un cocinero, un artesano, …En el campo de la educación, se conversa sobre talleres para describir a la metodología de enseñanza que armoniza la teoría y la práctica. Los talleres permiten el desarrollo de investigaciones y el trabajo en equipo. Algunos son permanentes dentro de un cierto nivel educativo mientras que otros pueden durar uno o varios días y no estar vinculados a un sistema específico.

En la semana que hoy termina, el peque ha estado durante varias jornadas en un taller de cocina en el Museo Carmen Thyssen Málaga. Cuando lo propuso, me pregunté qué hacía un museo de "ese renombre" promoviendo un evento formativo culinario de esas características. Ante su insistencia y dado que cuadraban las agendas de la logística de los progenitores, decidimos darle un margen de confianza y se realizó la inscripción. Si bien en la primera mañana ya trajo algún resultado del trabajo que, francamente, me dejó gratamente sorprendido, en uno de los días que me pilló visitando el museo, aprovechando la jornada de puertas abiertas, tuve la oportunidad de presenciar algunos de los momentos formativos en una de las salas de exposición, donde toda la infancia participante estaba sentada frente a un gran cuadro con retazos culinarios, escuchando atentamente a las monitoras o docentes.

Y lo que más me ha gustado ha sido el inusitado interés prendido en su corazoncito por el arte en general y la pintura en particular. Te dejo una presentación que ha realizado con sus apuntes de la receta “rosquillas de naranja” y que a la hora de redacción del post, ya lleva más de cien reproducciones en Youtube. ¡Ah! En la foto del encabezado estoy a la vera del óleo sobre lienzo “La Buenaventura”, año 1922, de Julio Romero de Torres, ya sabes, ese artista que "pintó a la mujer morena, con los ojos de misterio y el alma llena de pena" (letra del pasodoble "La morena de mi copla", año 1967, del letrista y músico Alfonso Jofre de Villegas y cantado por Manolo Escobar).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel