viernes, 7 de marzo de 2014

Oído cocina

Dado que hoy es viernes, ando con un poco de prisa por la agenda ajustada que hay que cumplir y a riesgo de ser pesado, me aprovecho de otra presentación del peque, que ha confeccionado a partir de sus apuntes de “otra” receta aprendida en el taller sobre cocina ("Oído cocina"), al que ha asistido en la semana blanca y en el entorno del Museo Carmen Tyssen, ésta sobre cómo confeccionar magdalenas de coco y galleta,  para criticar la presunta voracidad de los robots de Youtube, rayando el absurdo, en el intento de detección de uso inadecuado de música sin el debido copyright o autorización.

Me explico. Recientemente, haciendo prácticas con una herramienta para realizar presentaciones (ver post “Videoscribiendo un poco”), incorporé una pista de música de las que el aplicativo pone a disposición del usuario en un banco de canciones. Pues bien, hace unos días, visito el vídeo para consultar el número de reproducciones y observo que han introducido publicidad. Me voy al gestor de vídeos y resulta que, detrás del mensaje "Se han encontrado coincidencias con contenido de terceros", descubro que hay varias denuncias de copyright, ofreciéndome el sistema la opción de impugnar esas “acusaciones”.

Ni corto ni perezoso y cabreado, me pongo a ello y una a una voy redactando las refutaciones, que no eran otras que el uso legal del banco de música que la plataforma videoscribe pone a disposición de sus usuarios para ser utilizado como recurso pedagógico – didáctico de las presentaciones que se confeccionen a través de su herramienta. Realizadas las objeciones, dos de las denuncias se retiraron de inmediato y la tercera, después de volver a refutarla, parece que también ha declinado su “demanda”.

Me pregunto si ha sido coincidencia y me ha tocado la china o, por el contrario, existen firmas que generan denuncias de forma sistemática contra cualquier sonido que se publique, por muy ruidoso o ininteligible que sea, sabiendo que la estadística de escasas impugnaciones les va a ser favorable y, de esta forma, se aprovechan de la inserción de anuncios publicitarios en esos vídeos, con el cobro de emolumentos a las entidades anunciadoras, en cuyo caso estaríamos ante otro presunto doble fraude, timo o aprovechamiento ilícito, similar al céntimo de la gasolina, las preferentes, ..., que desgraciadamente el pueblo llano sufre un día sí y otro también, ante la obscena mirada hacia otro lado de los de siempre. Así que: "Oído, cocina".

Respecto al sonido que el querubín incorporó a la presentación de la receta de magdalenas, un tarareo incomprensible para mi bruto oído, le trasladé que igual el portal de vídeos denunciaba su uso presuntamente inapropiado. Después de explicárselo, me dijo que eso sería porque habría clavado la canción con su tarareo (Je je). En fin. Realizaremos un seguimiento del tema. Te dejo la receta, deseando que, si puedes, disfrutes de un reparador fin de semana (Fuente de la imagen: elaboración propia).

2 comentarios :

  1. ¡Uhmmm! para las magdalenas. En cuanto a lo que denuncias, te secundo: si no lo es, lo parece. Y es que el mercado en la actualidad se está pasando a lo siguiente de jungla... Enhorabuena por el vídeo: es dinámico, divertido, ilustrativo y muy melodioso :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Daniela, por tu visita y aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel