viernes, 6 de diciembre de 2013

Máximas de experiencia

Ayer, en clase de Derecho Procesal, el profe Tomás nos ponía ejemplos del concepto "máximas de experiencia", parece ser uno de los más difíciles de comprender en el triángulo Acción - Jurisdicción - Proceso, por su indeterminación. Extrajo alguno de los modelos, como aquél referido a los vehículos a motor: "cuanto mayor es la velocidad de un vehículo, disminuye la posibilidad de su control y aumenta la probabilidad de accidente, que será más grave en tanto mayor sea dicha velocidad". O el del fruto de la experiencia: "nadie vende la única casa que tiene si no es por necesidad". En cuanto a la responsabilidad extracontractual, ésta sólo puede enervarse en caso de culpa demostrando la "diligencia del buen padre de familia". 

Mientras escuchaba los ejemplos, mi mente hilaba comparaciones con situaciones políticas y económicas que suceden en la actualidad. Y no me refiero al consabido dicho “una mentira repetida mil veces se asimila a una verdad”, sino a sentimientos que, a modo de “máximas de experiencia”, están calando en la ciudadanía, como: “La justicia no es igual para todos”, “PSOE y PP, la misma mierda es”, “La banca siempre gana”, “La puerta giratoria de los políticos”, “Tanto monta, monta tanto, política y corrupción”, “Yo no he sido”, “Y si todo falla, llega el indulto”, “Hacienda no somos todos”… 

Aunque, ahora que caigo, ya me lo decía mi respetada y extinta Josefa hace treinta años. ¿En qué hemos evolucionado? Elije la expresión que quieras y si tienes otra frase mejor, ¿A qué esperas? Aprovecha que hoy es el día de la Constitución Española y el país está en liquidación de todos los derechos constitucionales, valores, ética y moralidad (Fuente de la imagen: elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel