domingo, 20 de octubre de 2013

¿El modelo o su gestión?

Si eres un seguidor de este sitio, sabrás conocerás mi periplo por las organizaciones cooperativas, figura productiva que conocí en los albores de la década de los ochenta del siglo pasado, en las clases de la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales y, luego, en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, realizando trabajos de investigación en algunas asignaturas. 

Posteriormente, he tenido la oportunidad de trabajar en algunos proyectos cooperativos de distintos sectores productivos, desde el transporte y comercialización de productos (ver post “Parece que fue ayer”), hasta la industria del vino, del aceite o del aderezo, incluso una Sección de Crédito, caja rural (ver post “Si el vino viene, viene la vida”).

Por eso, las noticias sobre la situación de Fagor (ABC, El País, El Mundo), no hacen sino entristecerme. Cuesta entender que una de las organizaciones más admiradas de mi país, desde hace años haya entrado en una espiral negativa ante la impasibilidad de la otrora poderosa y respetada organización Mondragón. Me recuerda otro modelo, también estudiado (ver post ¡Dadles espacios, dejadles soñar!), el de Irizar, si bien esta empresa parece que se salió de la red cooperativa en 2008.

Ahora se habla de deslocalización, de la caída del mercado español, del boom inmobiliario, …, como orígenes de este monumental despropósito, pero no lo entiendo, puesto que si España sólo suponía el 24% de las ventas, se tambalean esas causas esgrimidas. Creo que el quid de la cuestión se encuentra en la gestión del modelo cooperativo, liderado por Mondragón, que ahora, dicen los medios, el grupo ahueca el ala, abandonando a su hija. 

Pienso que el modelo en sí sigue siendo bueno, el problema son los que lo aplican, gestionan y desarrollan, que no han sabido evolucionar y adaptarse a la realidad actual en los siete años que se dice, los gestores eran conscientes de los problemas. ¿El modelo o la gestión de éste? Te dejo una instantánea del XXV aniversario de Virgen de la Oliva, con parte del equipo que tuve la suerte de dirigir.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel