martes, 9 de abril de 2013

Entre cerezos y recuerdos

“En el cerezo que durante tantos años había visto con los ojos de la infancia advertí el brote de nuevas hojas, con un insólito brillo verde y diminuto que temblaba de alegría, que me hizo fijarme con más atención en el cielo despejado, en la proximidad de las montañas en tiempos pasados tan apartadas, en la cordialidad esponjosa de la tierra del huerto, en el rumor tímido de vida que caía sobre la enredadera de la señora Amadora, en la cantilena de los gorriones o en murmullo del río.” (engel 2012).

Ayer, después de la programada entrevista mañanera en la ciudad de Granada y cancelado el café con un contacto, dejé de lado la otrora capital del reino nazarí y me dispuse a partir hacia Castillo de Locubín, en Jaén, donde me habían convocado para unas cuestiones profesionales. Así que inserté los datos en el dispositivo gps y puse rumbo por la carretera comarcal, disfrutando de la conducción entre olivos, mientras escuchaba “Breakfast in America”, de Supertramp. Ya en el pueblo, tomando una cerveza en el único bar actualmente abierto al público (el otro se quemó), me cuentan que uno de sus productos estrella son las cerezas (su fiesta cae en junio, dependiendo de la cosecha), lo que me hizo recordar los cerezos de la infancia, allá en las huertas de Ronda, cuando asignaban al niño la recolección del fruto, trepando el pequeño por el tronco del árbol y encaramándose en sus ramas, donde alargaba su trémula mano para desclavar los racimos con sus adornos de color rojo pardusco, a modo de runas acorazonadas.

Llegué justo a Málaga, sólo a tiempo de reponer alguna fuerza y concurrir a las clases jurídicas previstas para la tarde. Al crepúsculo, todavía resonaban en mi mente las sublimes sensaciones y reminiscencias vividas al mediodía. Te dejo un vídeo, subido a Youtube por engel1132, con la versión audio de la creación de engel, siendo uno de sus párrafos el que te he transcrito al inicio del post (fuente de la imagen: página web del ayuntamiento de Castillo de Locubín).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel