miércoles, 7 de noviembre de 2012

Tupido velo

Ya tenemos nuevo papa político, perdón, presidente de la todavía primera potencia mundial. Obama ha sido reelegido en EEUU ¿Y ahora qué? Lo tiene difícil ya que a los datos económicos y sociales, se une el tupido velo de una cámara controlada por los republicanos, que después de dos derrotas presidenciales, no se lo van a poner fácil.

Volviendo a lo cercano y local, por motivos profesionales, la lluviosa tarde de ayer la pasé en Lucena, Córdoba (España). A la vuelta, era tal la espesura de la niebla en algunos tramos del recorrido, que me vi en la necesidad de reducir sustancialmente la ya menguada velocidad de crucero.

No distinguía más allá de unos palmos del parabrisas. Mientras intentaba traspasar el tupido velo de bruma y lluvia, pensé en ese otro presunto tupido velo que parece envolver las mentes pensantes de los políticos españoles.

Por ejemplo, vengo escuchando lo de los brotes verdes, señales y otras gansadas, desde que empezó la crisis, hace ya unos años.

Supongo y espero que algún día, el representante de turno acertará, pero mientras tanto, me siento ninguneado, continuamente engañado, estrujado, manipulado y pisoteado.

No perciben la realidad? ¿No salen a la calle? ¿No ven la televisión? No escuchan la radio? ¿No leen los periódicos? ¿No visitan Internet con sus flamantes ipad (algunos ya extraviados)? ¿Qué les dicen sus numerosos equipos de asesores, conserjes y allegados incluidos?

Abstraído en esa pesadilla de preguntas sin respuestas y perdido en la niebla, casi me paso la salida de la autovía.

Tarde llegué a Málaga, reconfortándome el calor del hogar y corriendo un tupido velo sobre la desorientación sentida. Hasta esta mañana, que he vuelto a recordar los estremecimientos concebidos anoche en el camino de vuelta (fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel