lunes, 26 de noviembre de 2012

Sensible contrariedad

Llegó el domingo y el arroz caldoso que había prometido a unos amigos (ver post "El juego de quién es quién"), maridado con unos vinos blancos afrutados de la denominación de origen Sierras de Málaga. 

También, llegaron las elecciones catalanas y el fiasco de Fernando Alonso, pero de estos dos últimos temas no voy a calentarte la cabeza, porque supongo que ya te has informado y si no lo estás es que no te interesa.

Resalto la conversación de la sobremesa, que mantuve con los contactos Antonio, Juan Carlos, Javier, Pepi y Carmen, sobre lo difícil que lo tienen hoy los emprendedores a la hora de iniciar un proyecto empresarial o profesional.

Cierto que la crisis empuja a personas a iniciar travesías empresariales que en otros momentos económicos más favorables no lo hubieran hecho, dedicándose a la inserción laboral en los sectores privados o accediendo a la función pública mediante oposición.

Pero en esto del emprendimiento, aparte que se debe tener una buena idea o proyecto (ver post “Quimérica fábula”), en el noventa y nueve por ciento de los casos hay que invertir capital, no sólo trabajo, para generar posibilidades de forjar excedentes.

Lo anterior es una sensible contrariedad, ya que en un porcentaje igualmente alto, o no se dispone de dinero o éste es irrisorio. Por otro lado, casi descartar ir a una entidad financiera, porque nos van a aburrir más que dar una solución que nos satisfaga.

Apuntó un contertulio recurrir al mecenas, ya sea amigo o familiar, siendo consciente que es un arma de doble filo. Y siempre quedan los semilleros y capitales riesgo, pero eso es historia para otro post, por no decir, que hay que echarles de comer aparte, por los presuntamente leoninos condicionados que presentan para su firma (que no estudio), en aquellos escasos casos en los que "afortunadamente" eres seleccionado.

En fin. Parece que esta mañana estoy un tanto árido, tal vez por lo de la Fórmula I, por lo que voy a finalizar, para no influirte, dejándote una foto, que he realizado este finde, de un rosal que intentó animarme con su vivacidad y naturaleza (y lo consiguió). 

Que esta última semana de noviembre te sea fructífera en lo profesional, laboral, empresarial o institucional, según proceda o te convenga.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel