miércoles, 31 de octubre de 2012

Periodo sabático

Según la Wikipedia, el año sabático era una costumbre agrícola muy respetada y permitía dejar la tierra sin trabajar para su reposición, en barbecho, después de 6 años consecutivos de cosecha. 

Actualmente, se denomina año sabático al período de tiempo en el que una persona decide dedicarlo completamente a intereses personales, dejando a un lado sus responsabilidades laborales y/o académicas.

Con la que está cayendo y un contacto me comentaba ayer su decisión de tomarse un periodo sabático. Quiere cargar pilas, descansar largo y tendido y regenerarse en su actividad profesional, para reinsertarse con más ganas y ánimos.

Inquirí sobre si lo había pensado bien. Me recordó lo que había ejecutado ejecuté hace unos años, cuando llamó a la puerta la paternidad en el sentido literal y decidí reducir sustancialmente lo laboral, profesional, empresarial e institucional. Ahora que recuerdo, él fue uno de los pocos que me apoyó.

Evoco que a algunas amistades y familiares no se los expliqué bien o no lo quisieron entender, porque expresaron que no era precisamente el momento por la carga familiar, tachándome de cabeza loca. Reconozco que hubo lapsos en los que dudé y otros en los que los fantasmas de no tener trabajo me visitaban y lo pasé regulín, pero si lo tienes claro y debidamente programado, superas los miedos.

Al final, me comí los ahorrillos y me endeudé un poco. Bajé el pistón de lo profesional, pero sin perder el contacto, dedicándome a trabajos puntuales relacionados con la reorganización y la docencia. Te adaptas al presupuesto que hay y descartas o pospones gastos e inversiones que no son imprescindibles.

En el año 2007 costó un poco retomar la velocidad de crucero en lo empresarial, puesto que estábamos a las puertas de esta crisis que hoy nos ahoga, pero mereció la pena el periodo dedicado a los primeros años de vida del querubín y a la familia, disfrutando de instantes inolvidables y de valor incalculable.

No sé si tuve suerte o no (creo que en el relativo éxito influyó bastante una planificación previa), pero si tuviera que recorrer ese camino de nuevo, lo volvería a transitar si se dieran los requisitos y condiciones mínimas, tanto en lo económico como en lo social y emocional. En lo laboral volví a darme cuenta de lo prescindibles que somos y que sólo puede permanecer cierta relativa imprescindibilidad en cuanto a la forma de ser como personas, según me reconoció posteriormente un exjefe que volvió a ofrecerme trabajo (Gracias). Por lo demás, la vida sigue su curso.

Estos años de premeditada baja actividad laboral también posibilitaron como un crecimiento interior y un cambio o modulación exterior. Ahora que lo pienso, realmente de sabático tuvo poco, puesto que no solo me ocupé de aspectos espirituales y físicos (adelgacé unos cuantos kilos), sino de regeneración de perspectivas profesionales, práctica en esto de Internet y las Redes Sociales (buena prueba es el martilleo blogosferico que te propino desde 2003) y estudio del futuro laboral y empresarial que nos iba a deparar, conocimiento que posteriormente permitió volver a retomar la senda del trabajo, reduciendo el riesgo al desastre.

Por otro lado, aspectos como recrearse en las tareas domésticas (me encantaba preparar los potitos, llevar y recoger de la guardería, escuchar despertarse de la siesta, …), leer o pasear son tremendamente positivos. En resumidas cuentas, si lo tienes claro y puedes, adelante, pero programándose adecuadamente y disfrutando cada momento como si fuera el último de tu vida. Finalmente, recuerda que el sol vuelve a salir cada día (fuente de la foto: elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel