miércoles, 23 de noviembre de 2011

Financialismo

Ayer por la tarde, mientras observaba los rayos de sol que entraban por la ventana, cavilaba en el anhelo del año 1985: que el, entonces, mercado común europeo, nos conduciría hacia una sociedad más libre, moderna, innovadora, productiva, social. Hoy, analizo la “Unión Europea” y no sabría qué contestarte. Estaré pesimista.

¡Uf! Que se olvide el nuevo gobierno de España de los cien días de cortesía. Los que cortan el bacalao ya están presionando para que ponga en marcha cuanto antes la tijera de los recortes, para, de esa forma, garantizar la devolución de sus manipulados costos financieros y sus virtuales, primados y súper asegurados capitales prestados.

¡Ah! Pensaba que estaba en una sociedad independiente y en una “democracia capitalista”, pero no es así.

El capitalismo, antaño favorecedor de burgos, repúblicas, liberalismos y gobiernos democráticos, hoy por hoy, sin otro orden social que le haga sombra o competencia, pasa de la democracia y del poder que emana de los pueblos vía elecciones, y se centra en su lentamente amasado lado oscuro: el financialismo, cultura financiera de “altas esferas”, de unos pocos, especulativa, barriobajera, usurera.

A duras penas, la Democracia intenta mantenerse a flote, pero la escasez de políticos de altura y el intenso torpedeo a que se ve sometida, hace arriar drásticamente la bandera de su característica más predominante: “la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros”, porque la toma de decisiones ya no responde a la voluntad colectiva, sino a un grupo definido de provechos especulativos: los financialistas.

Sí. Las grandes corporaciones y los utilidades de las élites financieras, minan y condicionan la facultad de los gobiernos de responder ante los problemas de las sociedades que representan. De acuerdo que los “mercados” han generado prosperidad en algunas zonas del globo terráqueo, pero también han propiciado insalvables desigualdades.

Como habitante de este mundo, debería trabajar en contrarrestar ese efecto negativo del capitalismo que hoy nos está haciendo mucho daño y peligrando los cimientos demócratas de la sociedad: el financialismo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel