sábado, 15 de octubre de 2011

Noble, distinguida, sagrada elección

Blanca y Montserrat. Querían ayudar. Son valientes. Trabajaban por un futuro distinto, mejor.

Leo la historia de las dos cooperantes secuestradas y me siento tremendamente triste.

Por un momento pienso que es el itinerario de muchas personas anónimas, que luchan día a día contra la injusticia, ya sea en su localidad, en su trabajo, en su comunidad o a tres mil kilómetros de distancia.

Y las secuestran, o las pisotean, o las ningunean, o las destrozan a hachazos emocionales, …

Quieren sumar, sumar, sumar, …, y la fatalidad las pilla en el lugar inadecuado y a la hora inoportuna.

¿O No? Tenían que estar. Era su noble, distinguida, sagrada elección.

Desde este sitio, mi desasosiego, pero también respeto, admiración y apoyo (Fuente de las imágenes: Médicos Sin Fronteras).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel