viernes, 10 de diciembre de 2010

Trabajando con la pareja

Agradable almuerzo de trabajo el que tuve ayer con el director y la interventora de una entidad financiera. Me sorprendió gratamente la ética de actuación frente a los clientes y proveedores. Al final de la tarde, grata llamada telefónica de un contacto de Ourense (España), que lo conocí en el año 1996, cuanto estuve en Cecap (ver post Percebes) y desde entonces hemos mantenido la comunicación vía teléfono y correo electrónico, además de los encuentros en varios congresos y jornadas profesionales.

Me comentaba que, consecuencia de la crisis, su pareja había perdido el puesto de trabajo y, debido a que él necesitaba ayuda en la oficina, estaba pensando proponerle incorporarse, pero no tenía claro si era conveniente o no. Como sabía de mi experiencia antaño en esta materia, pedía opinión. ¡Uf! Peliaguda cuestión. Me animé a trasladarle la siguiente pregunta ¿Piensa tu pareja igual que tú en el tema profesional que vais a acometer juntos? A partir de ahí, es fundamental razonar, decidir y aceptar el papel de cada uno en la actividad.

Si se programa la relación profesional paso a paso, con una configuración societaria o laboral similar a la de cualquier otro socio o colaborador, contemplando que el proyecto puede ser separado del tema personal y siendo conscientes que en cualquier momento la relación podría irse al traste (por lo que un protocolo de actuación legal en ese hipotético caso no estaría mal), se establecerán las bases de una convivencia profesional y personal perdurable en el tiempo. Que disfrutes de un reparador fin de semana (foto de imagenes-gratis.com).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel