lunes, 29 de noviembre de 2010

La sonrisa del cliente

Me fijé en el camarero, que nos atendió ayer en una típica venta de domingo, y me pregunté: ¿Cómo puedo hacer reír a mis clientes?

Si estoy cabreado, en todos los flancos donde me mueva o me dirija, enviaré mensajes nada positivos. Evidentemente, no voy a hacer reír a mi cliente, a no ser que mi actitud le provoque coyunturalmente una risa tonta.

Si estoy contento, feliz, aumentaré las posibilidades de hacer reír a mi cliente. ¿Cómo logra el camarero estar contento durante todo el tiempo, domingo a domingo? ¿cuál es su técnica para hacerme feliz?

Tal vez, además de su sinceridad, su oportunidad y su conocimiento de mí, el agradable entorno y los productos y servicios que se me ofrecen, a un precio razonable, que hace sentir que no te están timando, que, sencillamente, te están tratando bien. Que tengas una proactiva semana profesional, tránsito hacia el último mes de este difícil año (dibujo de imagenes-gratis.net).