jueves, 19 de agosto de 2010

Sin comentarios

Hoy es fiesta local en Málaga (España). Con motivo de la Feria de Agosto, escucho en estos días por las ondas radiofónicas a representantes institucionales, políticos, directivos, emprendedores, … , de mi ámbito local de relaciones, en entrevistas realizadas por diferentes medios.

Desde mi atalaya, es fácil detectar la paja en el ojo ajeno ("que no la viga en el mío"), pero tengo que decirte que cuando se habla a través de un micrófono, sobre todo los que se inician, los advenedizos, los temporeros, los industriosos y algún que otro que pasaba por allí, se meten algunas patas que se pueden considerar monumentales o de órdago.

No me gusta que si no se sabe o no se puede contestar, se diga el consabido “Sin comentarios”. Si no se está al corriente o no es posible argumentar, hay que explicarlo en un segundo, por deferencia al periodista y, sobre todo, a la audiencia.

Otro desliz que se comete es aquello de “el maestro Liendre, de todo sabe y de nada entiende”, es decir, responder a cuestiones sobre las que sencillamente, se desconocen sus respuestas, porque no se es versado en los temas tratados.

Lo que más me fastidia es que se especule o, peor aún, se mienta descaradamente. Lo mejor es hablar claro, con verdades como puños, porque aunque te expliques mal, el público y tú mismo en el futuro, te lo agradecerán. Como decía mi madre, "las mentiras tienen las patas muy cortas" y a medio y largo plazo son dañinas, puñeteras, y destruyen la reputación y la vida social de las personas.

Cuando estoy en entrevistas mix, procuro declarar en seguida, en un periquete, como diría un extinto familiar, y si no puedo atender bien al medio, prefiero declinar la conversación. También me gusta saber a qué público me voy a dirigir, no por hipocresía, sino porque entiendo que el mensaje debe ser adaptado a cada audiencia en particular (dibujo de imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel