sábado, 24 de julio de 2010

Quince minutos antes

Hace unos años (primavera de 2008), en un viaje que hicimos a Sevilla (España), llegamos justitos a coger el tren de vuelta a Málaga. Desde que salimos del lugar de la reunión y mirábamos el reloj, el pesimismo y el desaliento inundaba el ambiente. No obstante, transitaba en la cabeza el pensamiento que hasta que no se cerrara la puerta, existía una posibilidad. Mi insistencia en intentar no perderlo hizo que animáramos al taxista para que eligiera la ruta más rápida, pero también nos descorazonaba. Luego, en las inmediaciones de la estación, empezamos a correr y, finalmente, conseguimos el objetivo.

Descansando en el asiento, pensé que si la salida de la administración pública se registrara quince minutos antes de la hora a la que realmente nos pusimos en marcha, no hubiéramos pasado por ese stress. Es cómodo evidenciar la pechá de correr que nos dimos para subir al vagón, pero es embarazoso argumentar si nos hubiéramos levantado del encuentro de trabajo un poco antes, debido a la importancia de pillar ese tren a esa hora.

Esa urgencia en atrapar al convoy de vuelta a casa, reveló que en algún momento de la mañana permitimos que lo importante se descontrolara. Si con antelación decido organizar la reunión para que termine quince minutos antes de lo que realmente finalizó, hubiera evitado todo el agobio.

Parece que cuando navegas en un océano de desorientación, indefinición, crisis, ..., planificar como que no alberga mucho sentido. Sin embargo, esta mañana cavilo en la trascendencia que recobran, cuando te enfrentas a un brutal cambio de época, inadvertidas costumbres como son la programación, la previsión, la toma de decisiones importantes o la determinación de caminos por adelantado, todo ello envuelto en constancia, esfuerzo, trabajo y confianza (dibujo de imagenes-gratis.net).

1 comentario :

  1. Planificar y programar es fundamental y a veces puede ser la llave del éxito, pero sería complicado e, incluso, imposible, controlar los imprevistos. Sin embargo, como bien dices: el esfuerzo, tesón y trabajo, mucho trabajo, contribuyen a minimizar esos imprevistos y a que se puedan consiguir los resultados programados. Es un placer leerte, Manuel.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel