miércoles, 19 de mayo de 2010

Rumorología

Ayer me llegó un rumor acerca del presunto despido de un directivo de mi ámbito de relaciones, por no haber conseguido los objetivos asignados y desajustes organizativos imputados a su persona. Alguien, malintencionadamente, había corrido dicho chisme, con no sé qué espurio interés. Como conozco a la persona en cuestión, su honrada y decente trayectoria profesional, sus altas dosis de ética empresarial y aunque no necesitaba una boca prestada, expresé mi convencimiento de lo inconcebible del comadreo. Le trasladé a mi interlocutora dos referencias. La primera, un trabajo sobre las habladurías, realizado por Julieta Tarres, alojado en monografías.com bajo el título "El rumor como sustituto de la Noticia”, donde concluye que:
“El rumor –entendido como un virus de producción social- se inserta en la prensa para poder propagarse y llegar así a formar parte de las noticias, y en otros casos de reemplazarlas directamente con el único objetivo de modificar así el centro de atención de la opinión pública. En términos generales, la prensa no trata de ganarle credibilidad al rumor; es a la inversa, el rumor busca ganarle espacio a las noticias para propagar la desinformación.”.
La segunda reseña es del libro “El efecto del dispensador de agua: una guía indispensable para entender y aprovechar el poder de los rumores”, de Nicholas DiFonzo, referenciado hace unos meses por Jason Daley en entrepreneur.com, “Anatomy of a Rumor”. El autor propone enfoques para prevenirlos, ya sea en la instauración, en la propagación, en la percusión o en el amortiguamiento o atenuación. Finaliza DiFonzo hablando de la admisión, tolerancia o cierto asentimiento de este tipo de murmuraciones en el contexto del networking:
“Los rumores son una parte usual de las redes sociales. Se tiene que acatar sensatamente su potestad, tanto los positivos como los negativos. Lo preferible es tratarlos ética y convenientemente”.
(imagen de tusgifsanimados.com)

5 comentarios :

  1. Buenos días, Manuel. Curiosamente, en El Pais de hoy viene el artículo:

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/dios/bufon/clic/elpepusoc/20100519elpepisoc_1/Tes

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Antonio, por tu visita y aportación. Creo que el artículo se colgó con posterioridad al post. De todas formas, sabes que ha sido coincidencia, puesto que ambos conocemos al susodicho.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu forma de tratar un mal tan endémico del ser humano como lo es la respiración.
    Ojala un día desaparezcan para sustituirlos por la racionalidad y cordura de la realidad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Xustiza, por la visita y aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel