lunes, 24 de mayo de 2010

No lo entiendo

De verdad que no entiendo las últimas noticias de Cajasur (Intereconomía, ABC, El País, Finanzas), caja de ahorro con el preceptivo componente social que la diferencia de los bancos, enrocada en sí misma. Escruto la prensa de todo signo o color, buscando razones económicas o, incluso, políticas, pero no las encuentro, a no ser que los que han tomado la última decisión piensen que la entidad es sólo de ellos y no se la entregarán a nadie, prefiriendo suicidarse.  Dice Francisco José Fernández de la Cigoña, experto en asuntos eclesiales, en el post de su blog, ¿Qué ha pasado con Cajasur?: "Que sería un bochorno para la Iglesia. E impuso el suicidio. Que en este caso no es pecado". Si esto fuera así, metafóricamente hablando, y aunque Cigoña dice que no es pecado, a mi me explicaron que eso es infringir directrices religiosas, puesto que hablamos de suicidio  colectivo, arrastrando a otros a un inevitable precipicio, no es del agrado de la Iglesia. Pero aceptando esa transgresión espiritual, también estarían siendo egoístas porque ¿qué pasa con los trabajadores, clientes, proveedores y obra social de su ámbito territorial de actuación? Directivos de entidades del sector financiero, me trasladaban ayer que les costaba creer que el No a la fusión tenga que ver con las desventajas que ocasionaría a sus empleados, cuando antes de la propuesta de Unicaja, habían presentado un plan de saneamiento que implicaba la reducción del 10% de sus trabajadores. En fin, deseo que los que han tomado esa decisión tengan razones de peso nunca basadas en quebrantamiento de alguno de los Diez Mandamientos, si bien otros tengamos que volver a la escuela de economía para entenderlas. En la imagen con D. Juan Manuel Barrios Blázquez, secretario del Consejo de Administración y de la Comisión Ejecutiva de Cajasol. Que tengas una proactiva semana laboral (post actualizado).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel