viernes, 14 de mayo de 2010

Entrar por el aro

La relativa experiencia a lo largo de años de actividad laboral, posibilita percibir, más tarde o más temprano, roles tipo “el bueno y el malo”, el” no lo sabía”, “centrarse en lo que interesa destacar obviando u olvidando lo demás”, el “me sorprendes”, “apropiarse de ideas de otros”, etc. Es triste, lo reconozco, y no termino de acostumbrarme porque quiero creer en las personas y en lo que dicen a lo largo de la convivencia empresarial. Es duro. Lo que más me molesta es la presunta manipulación o uso interesado del flujo emocional. Ya escribimos hace unos años sobre el tema, ver post “Chantaje emocional”, por lo que no voy a ser más pesado, sólo expresar que en estos momentos de dura crisis, muchas personas se ven obligadas a pasar a través de los estrechos aros propuestos por otras, para poder seguir trayendo caza a la casa. Que disfrutes de un reparador fin de semana (imagen de gifmania.com).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel